Archive

Category Archives for "Redacción Atractiva"

La Introducción

¿Por dónde empiezo?...

Se pregunta Carla cada vez que se sienta a empezar su nota. Se levanta, se prepara un café y riega las macetas del balcón. Se sienta nuevamente y sigue la hoja en blanco, con la gran pregunta sin contestar, ¿por dónde empiezo?

A muchos la introducción nos demanda un esfuerzo extra. La pensamos. La dejamos para después. La garabateamos con palabras sueltas y esperamos que las musas nos ayuden. 

¿Cómo empiezo a explicar lo que quiero decir?

Como cualquier parte de un texto, la introducción tiene elementos, fórmulas y trampitas que si las conocemos, se hace muy fácil escribirla. ¿Te las cuento? 

¿Qué es una Introducción?

Después del título y tal vez un subtítulo aclaratorio, viene la introducción. 

La introducción es la primera parte de un texto. Puede ser corta o larga. El escritor le “vende” al lector el tema que va a tratar. 

Si es ficción, la introducción muestra la vida como es, antes que suceda lo que sucede en la historia. El estado de cosas. Presenta a los personajes y da pistas hacia dónde va la historia. 

Si es un ensayo académico, la introducción muestra el tipo de hipótesis que se persiguen y el método que se usa para comprobarla. 

Si es no ficción como un posteo, o un libro de interés general, el autor anuncia el problema del que va a hablar, y promete mostrar al lector una solución. 

Aquí voy a explicarte la introducción en no ficción. O sea en posteos 

de blog y notas de interés general.  

La introducción debe tentar al lector 

Recuerda que la introducción tiene la función de “enganchar” al lector. De prometer un texto ameno, divertido y fácil de leer. Estamos compitiendo contra el video aquí señores, no podemos darnos el lujo de bloques de textos abstractos y extensos. 

Luego en el cuerpo del texto cumples entregando lo que prometiste en la introducción. Y en el final le das el empujoncito de aliento para implementar o poner en práctica lo que aprendió. 

Cómo escribir una Introducción

La introducción tiene partes que pueden variar de acuerdo al tema, pero como guía general, piensa que tiene 3 partes:

Primera parte: 

Pinta una escena del problema que enfrenta tu lector.

Describes los miedos o frustraciones, los sueños y deseos que pueda tener tu lector

Estás encerrada y ya no aguantas ni a tus hijos… y eso que siempre te pensaste una buena madre… Aquí te muestro 7 pasos para que relajes y empieces a disfrutar el encierro familiar”.

Segunda parte: 

Empatizas con tu lector. 

Les haces saber que entiendes su problema. Genera un sentimiento bueno a tu lector.

A mí también me pasó lo mismo. Pero elegí no sentirme culpable…

Tercera parte: 

Le aseguras que sabes cómo solucionar su problema.

Muestras un destino feliz que se puede alcanzar. Le haces una promesa.

Muestras que sabes cómo hacerlo. Porque lo viviste. Porque lo estudiaste. Porque tienes estadísticas. Porque otra gente opina que los ayudaste. 

“Si sigues mis consejos, de forma fácil vas a lograr …”

Como siempre, asegúrate de agregar un Llamado a la Acción o CTA al final de tu introducción. De pedirle a tu lector que siga leyendo.

“Aquí te cuento cómo lograrlo…”

“Sigue leyendo y te enteras.”

“¿Te interesa? Empecemos…”

¿Cómo hacer una introducción tentadora? 

Para escribir una gran introducción, en forma y en sustancia, puedes agregar elementos que la hagan más tentadora. Como por ejemplo:

  1. Hablar de tú, vos, usted a tu lector
  2. Entretejer una historia en tu texto
  3. Usar metáforas o analogías visuales 
  4. El truco John Lennon
  5. Agregar perguntas
  6. Generar curiosidad
  7. Sorprender con algo inesperado
  8. “Seamos honestos”
  9. Primera línea impensada

Sigue leyendo y te detallo cada elemento:

1) Háblale de “tú” a tu lector

Agrega la palabra más importante para tu lector:  Tú.

Esta palabra mágica coloca al lector en el centro de lo que sea. Del problema que intenta resolver, de la historia que se está contando, de la imagen o metáfora que se pinta. 

Y es la forma más poderosa que puedes involucrar a tu lector en el texto (¿viste que dije ¨a tu lector¨ y no ¨al lector¨?).

Úsa generosamente el tú, usted, vos, a tí, tuyo. Es como el queso rallado sobre un plato de pastas, nunca puede ser demasiado. 

2) Entreteje una historia  en tu texto

Las historias sumergen al lector como un imán imposible de resistir. 

Sobre todo en una introducción, una historia tiene un gran poder de atracción. Sumerge en tierras coloridas a un lector que probablemente está en medio de su rutina, con el excel abierto y esperando una llamada de trabajo. Tierra fértil.

No hace falta que sea una gran historia. Puede ser una escena. Una acción. 

Uno de los avisos más importantes de la historia del Copywriting es este:

Y dice:
“Todos se rieron cuando me senté al piano…. Pero cuando empecé a tocar…"

Más allá de que tiene otros ingredientes como deseos profundos, identificación, búsqueda de validación social (¡Hola Instagram!), sobre todo tiene una escena que pinta en la mente del lector ese momento. 

Un pedacito de historia. Una fiesta. Gente bien vestida. Tragos. Luces brillantes del salón. Tragos. Y el protagonista que deja a todos con la boca abierta. 

Es una historia contada en una línea.

3) Agrega una metáfora o analogía visual

Las metáforas, símiles y analogías sirven para comparar algo abstracto, con elementos más concretos y familiares. Así ayudan a que la información sea más fácil de entender y recordar. 

Nos enganchan porque demuestran de forma fácil y atractiva, un tema. Y tienen el elemento de lo concreto, la imagen, la película, a la que todos nos sentimos tan atraídos.  (*Cómo la pegaste Netflix*)

4) El truco John Lennon

Empezar cualquier texto con “Imagina”, hace que tu lector se zambulla de cabeza en lo que sea que quieras contar. Una historia, una situación, una solución. Una de las canciones más lindas del la historia. 

Mira por ejemplo cómo utiliza este recurso una empresa digital, para una búsqueda laboral:

 “Imagina el subidón que vas a sentir si cada video que publicas tiene miles de vistas instantáneamente…”

Me encanta. ¡Quiero el subidón de trabajar en ThriveThemes.com!

Y así es como empieza un email Amy Porterfield …

Imagina Año Nuevo 2019… a horas del 2020.

Tomando champagne con amigos y familia, reflexionando sobre el año increíble que pasó y te cambió la vida…..

Y lo termina diciendo que eso no va a pasar a menos que su lectora tome la decisión ese día de inscribirse en su webinar, en el que le va a vender uno de sus cursos que va a llevar al posible cliente a esa vida que ya imaginó desde el principio.

Poderoso… ¿no?

5) Agrega una pregunta 

¿Por qué es tan importante agregar preguntas? Porque enganchan. Y mucho. 

Estamos programados para responder preguntas y lo hacemos involuntariamente. 

¿Será que viene de cuando éramos chicos y nos obligaban a contestar preguntas tontas? 

-¿Cómo te llamas?

-Clarita, contéstale al señor.

-Cadita…

-Ahh pero qué lindo nombre ¿Y cuántos añitos tienes?

-Clarita, dile al señor que tienes 4 años.

-Cato…

Volviendo a las preguntas, si están en un lugar prominente, título, asunto, homepage, intenta que tu pregunta sea sobre un problema o frustración, un interés o sueño de tu lector. Ejemplo:

¿Te gustaría deshacerte de esos sabañones este invierno y todos por venir?

¿Cuándo fue la última vez que le digiste al espejo “Estoy hecha una diosa”?

¿Sigues soñando con levantarte a la madrugada, meditar y salir a correr antes de ir a trabajar, pero todos los días sigues durmiendo como una marmota sin atisbo de fuerza de voluntad?

¿La chica que te gusta ni sabe que existes?

6) Genera curiosidad

Muestra que tienes algo para contar que el lector no sabe. Pero debería saber. 

La curiosidad natural del ser humano --incontrolable en algunos individuos--, más el miedo a perderse de algo que uno no sabe, harán el truco. 

Voy a demostrar que comer tortas y chocolates mejoran nuestra salud y estado físico. 

Cuando los pájaros migran, es el mejor momento para establecer metas de trabajo duraderas. Y te explico por qué. 

 Mirar Netflix nos hace más atractivos ante el sexo opuesto por éstas cinco razones.  

Cuidado con cruzar la línea de los desagradables clickbaits. O sea, las carnadas para clics. Esos títulos como:

A que no te imaginas qué come Luis Miguel para tener energía masculina. Y luego el artículo habla de agregar cúrcuma a las comidas.  Los clickbaits no sirven porque funcionan unas cuantas veces,  y luego ya nadie te cree. *Pastorcito mentiroso*.

7) Sorprende con algo inesperado

Es prima hermana de la curiosidad de arriba. 

Intenta romper las expectativas del lector y sorpréndelo. Esto le va a dar un toque de dopamina que lo va a atraer a tu contenido.

Intenta enfocar tu tema desde un ángulo que lo haga contraintuitivo. Busca las tendencias de tu industria y di justamente lo contrario, adaptándolo lógicamente a tu nota. 

Por ejemplo, ahora sabemos que hacer ejercicio regularmente no es sólo cosa de gusanos de gimnasio sino que todos deberíamos hacerlo. Podemos empezar una introducción así:

Deja de pagar cuotas de gimnasios a los que faltas desde la segunda clase. Mejor, intenta con el sedentarismo inteligente. Acá te lo explico. 

Y tal vez te largas a hablar de cómo es importante buscar actividades físicas que uno disfrute, aunque sean menos que lo conveniente. Que es una estrategia a largo plazo. 

El punto con la curiosidad o con ir en contra de las expectativas, es lograr picar el interés para convencer al lector de darte un voto de confianza. De seguir leyendo. Luego está en ti  y en la calidad de tu contenido el cumplir y retenerlo. No es clickbait o mentir para que hagan clic. Es mostrar la misma información de forma más interesante. 

Es diferenciarte. 

8) El truco “Seamos honestos”

Oh oh… esa frase nos hace detenernos. 

Prestar atención. 

Seamos honestos. Todos nos sentimos impostores. 

Seamos honestos. La rutina mata el amor. 

Seamos honestos, hacemos gimnasia para ser más atractivos, no más saludables. 

Estos dos palabras nos ayudan a decir algo políticamente incorrecto. Algo que no se dice habitualmente y que causa sorpresa al romper el status quo de lo que “se dice”. 

9) Que la primer línea sea corta

Este es el consejo más importante de todos --lo coloco al final para que te quede el sabor en la boca, como un postre.

Según Joe Sugarman, un gran maestro del Copywriting, la primer línea de cualquier texto debe ser corta. 

Casi incompleta. 

¿Por qué? Porque una frase corta requiere menos esfuerzo de tu lector. 

Una frase así es tan fácil de leer que es irresistible a los ojos. Y el lector entra, casi sin querer, en un resbaladero. En la historia que uno quiere contar. 

¿Cómo son esas frases? 

Ni te lo imaginas…

Tal vez lo que te voy a contar te sorprenda. 

Esto siempre pasa…

Ya lo veía venir. 

Mención de Honor al Gran Paladín del Enganche
El Título. 
Viene antes de la introducción. Es IM-POR-TAN-TÍ-SI-MO.
Si no convence a tu lector que tu nota le interesa, entonces todo el esfuerzo que hiciste para escribir una introducción crocante y tentadora, lo puedes ir haciendo un bollito y encestándolo en el tacho de basura. 
Aquí te dejo mi mini guía muy detallada para que escribas títulos irresistibles y adictivos. Descárgala gratis. 

Error común que debes evitar en una introducción

Empezar con relleno y no con un puñetazo. 

No empieces con palabras vagas en las que caemos por costumbre. Cosas obvias o palabras relleno. El lector pierde tiempo y se va en 3 segundos.  

Ejemplos:

-Hay…

-Antes que nada...

-Es común pensar que ….

-Primero vamos a explicar X y luego vamos a ahondar en Y.

-En el artículo de hoy, quiero detenerme a reflexionar, primero en la importancia del contexto actual, y luego en el fenómeno en sí. 

Lo óptimo: empieza con la idea principal. Directa, sin almohadones que aminoren el impacto. No subestimes al lector. Ni en su inteligencia , ni en su tiempo.

El poder de la introducción 

Muchos escritores recomiendan empezar por el cuerpo de tu texto y dejar la introducción para el final. Para cuando sabes exactamente qué vas a tratar. O para cuando estés descansado y con energía para escribirla porque es la parte más importante del texto. 

Yo siempre escribo la introducción antes que nada. Y luego vuelvo y la modifico si es necesario cuando edito el texto. 

Yo creo que la introducción tiene poder en sí misma. 

Es el poder de empezar algo. Es la fuerza del envión. Empezar tu texto. Aunque sea un borrador o unas cuantas ideas desordenadas. 

Escribir la introducción significa dejar atrás la página en blanco. Dejar de dar vueltas y buscar excusas inconscientes para no escribir. 

Es como una carrera, una vez que sonó el disparo, hay que dar el primer paso. Y luego, lo único que te queda es dar el segundo. 

Te puede tomar unas horas, o te puede tomar semanas. Es tu elección. Pero la carrera empieza cuando escribiste la introducción. 

Marisa

Cómo escribir para escaneadores y no dejar escapar ni un cliente

.

Los bloques de texto sólidos ahuyentan a tus clientes. 

Y mientras corren desesperados se prometen nunca más volver a tu página o perfil…

Para que eso no suceda, para lograr atraerlos, debemos prometerles que no van a realizar demasiado esfuerzo. Que nuestro texto - ya sea una página web, un posteo de blog o redes, o un email- es fácil de leer. 

Y no es tan difícil de hacer. 

Simplemente hay que tentarlos desde lo visual. 

El atractivo visual es el motivo por lo que las infografías tan son populares. Muestran de forma fácil y en poco tiempo, mucho contenido. Reemplazan esos bloques de palabras de los que huye el lector promedio bombardeado por información.  

Y tú me dirás  “pero yo no quiero hacer una infografía, quiero escribir”...  cueno, apliquemos el mismo principio. Para que tu texto sea popular, apelemos al atractivo visual. 

Moldeándolo.

Sigue leyendo y te muestro 7 pasos fáciles para hacerlo. 

¿Cómo moldear visualmente un texto para que sea más atractivo?

La base para moldear un texto es agregarle espacio blanco.

El espacio blanco es fundamental porque le da aire al texto. Lo transforma de una pared sólida que tenemos que escalar a una escalera con descansos, escalones amplios y barandilla. 

Un texto con espacio blanco, deja al lector respirar y leer sin tanto esfuerzo. La vista del lector va directo y se zambulle sin pensarlo dos veces. El texto absorbe de forma natural. 

¿Cómo agregamos espacio en un texto escrito? De las siguientes formas:

1) Aumenta el espacio entre líneas

El espaciado entre líneas debe ser generoso. 

Este texto…

... es más difícil de leer que este de abajo...

2) Aumenta espacio luego de títulos y subtítulos

3) Agrega un espacio extra entre párrafos

4) Escribe párrafos cortos

Párrafos de no más de 5 líneas. 

Si los párrafos son largos, demandan mucha energía al cerebro para procesar esa información. Y nuestra especie tiende a evitar el gasto de energía por si faltara en el futuro --mismo principio que explica el exceso de grasa en mi pancita. 

Un ejemplo en redes sociales del mayor atractivo de los párrafos cortos lo aporta Ismael Cala, escribiendo en pedacitos más comestibles un pensamiento complejo:

En cambio Ash Ambirge, de the.middle.finger.project, no deja ni respirar al lector con su apasionada diatriba. Y aunque el efecto que quiere lograr es darle más fuerza al texto, porque Ash es alguien que sabe usar muy bien las palabras, en este caso como lectora me da mucha pereza leer. 

Sobre todo en redes sociales el texto debe ser fácil de leer. 

Imagina esta escena. Estoy escroleando a full y entre fotos de los hijos de mis ex-compañeros en el acto de la escuela, fotos de la espuma del capuchino de los amigos de mis amigos, los mil hashtags #yaentrene y #hoyseentrena de la gente del gimnasio y las fotos de hoy a la mañana del famoso que sueño encontrarme en un aeropuerto... no puedo estirar más mi atención para leer tanto texto todo junto *¡Escrol!* 

5) Limita el ancho del texto

Algunos textos van de lado a lado de la pantalla formando esos bodoques visuales que queremos evitar. Esto no sólo es poco atractivo sino que te puede marear de tanto menear la cabeza. O despeinar. 

Que levante la mano quién tiene ganas de leer esto:

* Puajjj. Digo… estoy ocupadísima… pero lo agrego a marcadores del Chrome y prometo que antes de fin de año le doy una leidita… *

Que tu texto sea angosto. De no más de 15 palabras a lo ancho por línea. O máximo 960 píxeles. Puedes agregar márgenes para lograr este efecto. 

Un buen  ejemplo son los posteos de EnchantingMarketing.com: 

No solo hace al texto más fácil de leer, sino que hace más estética tu página y mantiene al lector enfocado y no tironeado por demasiada información en la pantalla.

6) Explota el poder de las oraciones cortas

Las oraciones cortas son como un café expreso. Tienen todo el poder del significado, pero en un shot chico. 

Las oraciones cortas son mágicas. 

Nos ayudan a expresarnos mejor. Puedes usarlas dentro de un párrafo para separar oraciones complejas en dos o más oraciones más pequeñas y fáciles de leer. Para cambiarle el ritmo a tu texto. Para llevar a tu escaneador y futuro cliente al paraíso. 

Ann Hardley en su newsletter Total Annarchy (http://archive.aweber.com/totalannarchy/BKzW_/h/TA_55_Write_When_You_re.htm) recomienda usar palabras más cortas, oraciones más cortas y párrafos más cortos. Sugiere que pensemos en el punto como un cartel de Stop de la calle. Cuantos más carteles de Stop haya, más lento va a ser el ritmo, lo que es bueno si quieres ser claro. 

También puedes usar oraciones cortas como párrafos enteros.

Aumentan espacio en blanco. 

Resaltan una idea fundamental. 

Y sobre todo la primer oración si es corta succiona a tu lector.

Así que espolvorea párrafos de una sola oración por todo tu texto. 

Mira el uso de las oraciones cortas como párrafos en un Newsletter en el siguiente ejemplo: 

Y para el final dejo una joyita. Es como los goles en tiempo suplementario. 

7) Agrega las listas 

Pueden ser listas de numeradas o de puntos (el MS Word les dice “viñetas”, aunque la Real Academia Española todavía no les dice así).

Las listas de puntos te permiten:

  • Resumir mucha información 
  • Facilitar la lectura
  • Atraer visualemente 
  • Enganchar al escaneador

Ejemplo de listas en un email:

Marie Forleo en este email usa la lista de puntos para darle aire al texto.  Esos mismos conceptos podría formar una oración separada por comas, pero al escribirlo así, hace más fácil de digerir todo el mensaje: un saludo, una intro de una línea, la lista y el llamado a la acción en negrita. 

Pocas palabras, puestas en forma atractiva y mucho aire. 

Bonus tip: Elige un tamaño de la letra generoso

Intenta que el tamaño de tu fuente sea alrededor de 18 píxeles. No mucho menos. Es un tamaño que viene bien en pantallas de todo tipo y chequea cómo luce en una pantalla móvil.

Si necesitas arrugarte para poder leer, está muy chico el tamaño de la letra. 

Recuerda, estamos intentando por todos los medios, que leer sea lo más fácil posible para el lector, y que el escaneador entienda lo mejor posible cuando pase su vista volando por sobre tu texto. 

El espacio blanco forma parte de nuestro texto

La literatura juega mucho con el espacio blanco. Este de abajo es un caligrama: 

Fuente: http://bienvenidosalfantasticomundo.blogspot.com/2012/04/poemas-graficos.html

Pongamos un toque de belleza en nuestro texto comercial. 

Y muchos dirán “yo escribo cosas complejas”. Pero presentar tu texto de forma clara no le quita complejidad a tu idea. También dirán “si están interesados, la gente va a leer”. Y es verdad. Pero te estás perdiendo al que pasea mirando vidrieras. Al que entra a tu sitio y sale en 3 segundos porque no entendió. Al que escrolea por Intagram mientras escucha radio y habla con el compañero de oficina. Al que abre el email y hace clic en el tacho de basura sin pasar el primer párrafo.  

A esos hay que engancharlos, tentarlos y hacerlos entrar. Luego van a leer todo lo que les escribes, pero primero te tiene que saber que existes. 

La verdad es que estamos siendo bombardeados por información. Y nuestros pobres cerebros están corriendo como soldados en medio de un bombardeo aéreo, jadeando, sucios y cansados. Y nuestros soldados van a elegir el camino que le parezca más fácil para ponerse a salvo.

Muéstrales el camino que marca el espacio blanco. 

8 elementos que aumentan la solidez de tu texto

Para muchos de nosotros escribir no es nada fácil.

La página en blanco,  sobre todo al inicio, es atemorizante.

Luego cuando logramos plasmar algunas de las ideas por escrito de forma coherente,  notamos que el texto está como… flaquito.

Qué tal vez deberíamos agregar más ¨ cosas¨.

Más abajo te muestro 8 ¨cosas¨ o elementos para que tu texto sea robusto y sólido. Una gema preciosa de información.

Ejemplos

Este es mi preferido.  Es el elemento más fácil de agregar. Es el que imita la exposición oral,  la explicación cara a cara. ¿No te recuerda a las clases en la escuela? Y tal vez por ello es el más fácil de comprender como lectores.

Intenta agregar ejemplos de lo que sea que enseñas. Y mucho mejor si suenan como una conversación con tu lector.

¨Por ejemplo… en vez X… intenta...¨

¨Por ejemplo, si estás en W situación….¨

¨Esto es como si pasara tal cosa….¨

Imagina situaciones, pinta distintos escenarios y muestra con ejemplos en palabras lo que estás argumentando.

Se lo más claro y conciso posible. No des vueltas.  Confía en este proceso. Todos estamos acostumbrados a entender la información nueva con ejemplos orales.

Imágenes de pantalla

Intenta buscar ejemplos en Internet de lo que estás hablando. Y le haces una impresión de pantalla, luego con el MS Paint (que siempre viene en Windows) o con el programa que utilices, recorta y pega la impresión de pantalla.

También puedes hacer directamente una impresión de pantalla con los botones de tu teclado y pegar la imagen de tu pantalla entera en el documento que estés usando.  Sin editar nada.

Si en cada uno de los puntos que tocas en tu nota o posteo, le agregas una imagen que ilustre lo que dices, tu texto tendrá una estructura consistente que hará más fácil el entenderlo entero.

Fotografías

Busca fotografías que puedan mostrar una situación que sostenga lo que estás diciendo. Te recomiendo Pixabay para encontrar fotos gratis.

También puedes buscar en Google Imágenes. Asegúrate que están libres de derechos para reutilización.

Metáforas

Las metáforas son un tipo de comparación que no utiliza la palabra ¨como¨. Ejemplo:

¨Tus ojos son el sol de mi vida¨.

En realidad sus ojos son dos órganos para ver. Y el sol es un satélite natural que da luz y calor al planeta tierra. Pero en esta metáfora, el objetivo es decirle a esa persona que sus ojos son hermosos y su presencia hace feliz al amante.

También existen símiles, son comparaciones que sí llevan la palabra ¨como¨.

¨Tus ojos con como el sol de mi vida¨.

Y existen las analogías que consisten en comparar dos cosas en distintos niveles. Ejemplo: comparar el proceso de enseñanza en una clase con el proceso de cocinar en la casa.

¨Primero en clase planteamos el objetivo. ¨Vamos a hacer una torta¨. Luego los alumnos buscan en los libros de la materia, fuentes de información que nos van a servir como ¨ingredientes¨ para ese objetivo. Leemos y debatimos esa información. Es como mezclar los ingredientes. Y casi al final de la clase, cada alumno escribe un pequeño ensayo con la conclusión de lo aprendido y entendido. Es como poner la torta al horno. Logramos nuestro objetivo, aprender el tema planteado.¨

Historias

Intenta buscar una historia que muestre de forma concreta y explícita lo que quieres explicar. Las historias pueden ser pequeños acontecimientos de  tu vida, algo que escuchaste por la calle, alguna escena de una serie de Netflix o una idea que leíste y lo puedes relacionar con lo que estás escribiendo. Puede ser algo que te pasó de chica,  o temas que te cruzan por la cabeza: qué color prefieres, si te queda mejor un jean que un pantalón de tela, por qué nunca usarías el color rojo para ir una Comunión. Por qué te parece que es muy desubicado que las mamis del colegio vayan de jogging y top a buscar a sus hijos.

De cualquier tema o evento de tu vida por muy pequeñito que sea puede surgir una historia que relacionar con lo que estás intentando explicar.  Es una historia - explicación. Una historia - ejemplo.

Citas de Expertos

Te dan autoridad. Tienen mucho peso. Al citarlas tú,  le pides prestada esa autoridad al experto.

Busca en internet citas de expertos de acuerdo al tema: ¨citas sobre escribir¨, ¨Citas sobre no perder el tiempo¨, ¨ citas sobre el amor¨.

Le van a dar color a tu nota, y van a agregar mucha carne a lo que sea que escribas.

Estadísticas

Los números son contundentes.  tiene una especial atracción para los ojos de los lectores.  son como imanes. más que el cerebro en particular los recuerda con facilidad.

Los  números,  las estadísticas,  las encuestas, le dan un sustento concreto,  cuantificable, a todo lo que quieras explicar o exponer.

Esto es sacar la artillería pesada.

Busca estos números en sitios públicos,  en sitios del gobierno, y de universidades o institutos prestigiosos.

Links a buenos recursos

Los recursos que tú conoces no los conocen todos tus lectores.  seguramente herramientas que tú sabes usar, sitios gratis, trampitas para lograr algo que parece completamente difícil de forma fácil.

Por ejemplo contratar a un freelance en un sitio web como fiverr.com,  upwork.com o workana.com.

Usar un software de diseño online gratuito y fácil como Canva.com.

Tomar clases gratuitas de universidades prestigiosas del mundo como en edx.com, www.upvx.es  o en Udemy.com

El amor se comparte,  y la buena información también. Va a agregar riqueza al valor que estás ofreciendo tu lector.

Agrega carne como si fuera un gran asado

Agregar a todo lo que escribas estos diferentes elementos que forman parte de un buen texto le va a dar a usted y solidez a lo que escribas,  más te va a dar autoridad y te va a constituir como un experto en la materia.

Puede tomar más tiempo,  puede tomar un poquito más de trabajo,  pero va a valer la pena. el valor de tu texto,  de tu trabajo, de tu exposición, aumentar exponencialmente.

Y aunque seas vegetariano, agregar carne a tus textos va a ser que sirvas una comida mucho más sabrosa.

Feliz redacción,

                             Marisa 🙂

La fórmula secreta para escribir un email promocional que atraiga clics

¿No sabes cómo escribirle a tu lista de suscriptores?

Motivos no te faltan, pero escribir un “aprovecha este descuento” o ¨lee mi nuevo posteo que seguro te sirve¨ es... chato -- ni tu mamá con todo el cariño que te tiene lo leería.

Pero ¿cómo hacen esos bloggeros o influencers para escribir textos tan divertidos para su audiencia?

Tu intento por copiarlos terminó en un texto lleno de palabras vulgares -- que nunca usarías en tu vida real -- … ¿cómo lograr ese toque moderno? ¿o hip…? ¿ o divertido…?

No todo está perdido -- ¡matame por escribir este cliché espantoso! --, acá te muestro cómo de manera fácil, puedes escribir un email muy creativo que muestre tu personalidad y promocione lo que deseas….

Paso 1: Buscar una idea de entrada

Esta es una idea para empezar tu email. Es un disparador de una imagen o historia que vas a pintar, para luego relacionarla con lo que debes decirle a tu lista: promocionar algo, ofrecer un producto, pedirles feedback.

¿Cómo encontramos una idea así?

Esto justamente es lo más difícil, ¿no? Ser creativo. … Bueno, no es tan difícil como parece.

Una idea de entrada puede ser cualquier cosa. Por ejemplo:

  • Un helado en verano

  • Un curso que estás haciendo

  • Tu héroe favorito

  • Una serie en Netflix que no puedes dejar de ver

  • Un libro

  • Mañas o manías que tengas

  • Cuál fue tu maestra favorita en la escuela

  • Qué es lo que te molesta más de la gente

  • Algo que dijo un niño

  • Di una historia de tu infancia

  • La historia de alguna primera vez

  • Qué modas deberían prohibirse

  • Algo que leíste, escuchaste o viste

  • Algo que le pasó a un amigo

  • Cosas que coleccionaste

  • Un trabajo que tuviste

  • Cualquier cosa que pase en tu vida en este momento

  • Algo que viste hoy en la calle

Esta lista podría continuar. Puedes hacer un brainstorming de este tipo de temas, eventos, cosas, que pueden servir para inspirar esta idea de entrada.

Cuando lo veas en acción, vas a entender claramente qué tipo de ideas de entrada seguir agregando a tu lista -- hasta no creo que necesites una lista, pero si quieres seguir completándola, puede serte de utilidad esos días que tu creatividad se parece a un cactus por lo seco.

¿Cómo usamos esas ideas de entrada?

Por ejemplo, vendes ropa deportiva online para mujeres y quieres enviar un email con una promoción del 50% de descuento por fin de temporada.

Ejemplo: ¨mañas o manías¨

¨Hola clienta,

cuando camino por la calle y miro alguna prenda que me encanta en un escaparte, hago la nota mental de volver para comprarla. Lo malo, es que tengo una compulsión a ¨sobreconfiar¨ en la eficiencia de mi lista de tareas -- así no se caen tooodos los platitos que giro sobre palos en mi vida, como los acróbatas chinos--.

Pero cuando le llega el turno a la nota ¨comprar ese saco amarillo divino que ví en la boutique a dos cuadras de casa¨, voy al negocio y al saquito amarillo se lo llevó otra más ordenada que yo días atrás.

Esto me pasó tantas veces, que implementé una nueva regla, cuando veo una oportunidad, la tomo en el momento. Nada de andar anotando en listas de tareas.¨

Ahora nos falta la conexión de esta imagen, de esta manía que relaté sobre mí, con el objetivo del email a los clientes.

Sigue leyendo…

Paso 2: Agregarle una conexión

Ahora es momento de agregar una frase o palabra que conecte esa imagen que no tiene ¨aparentemente¨nada que ver, con tu objetivo.

Estas palabras deben lograr una transición suave.

Que no trastabille tu lector y le cueste entender tu objetivo.

Estas conexiones pueden ser:

- ¿Y porqué te cuento esto?

- Cuando me pasó, pensé en otra cosa…

- Esto me hace pensar en ….

- Probablemente piensas, ¨¿qué tiene que ver esto conmigo?¨…

- En momentos como este, me doy cuenta de….

- Te cuento esto porque….

- Y esta historia tiene que ver contigo porque…

- Menciono esto para que sepas que te entiendo….

- Si esto te parece loco, entonces ….

- ¿Eres igual a mí? Entonces también te va a gustar…

- Apuesto a que esto te parece raro / común / magnífico / un horror, como también….

- Esto se relaciona contigo porque…

- ¿Raro, no? / ¿Ridículo, no? / ¿Un problema, no?... pero sabes qué es más raro / ridículo / problema?

Debes elegir cualquiera de estas conexiones, u otras que se te ocurran, para llegar a tu objetivo.

Y falta el paso final.

Paso 3: Llegar a lo que quieres decir o promocionar

Entonces un email creativo, promocionando un descuento, quedaría así:

¨Hola clienta,

cuando camino por la calle y miro alguna prenda que me encanta en un escaparte, hago la nota mental de volver para comprarla. Lo malo, es que tengo una compulsión a ¨sobreconfiar¨ en la eficiencia de mi lista de tareas -- así no se caen tooodos los platitos que giro sobre palos en mi vida, como los acróbatas chinos--.

Pero cuando le llega el turno a la nota ¨comprar ese saco amarillo divino que ví en la boutique a dos cuadras de casa¨, voy al negocio y al saquito amarillo se lo llevó otra más ordenada que yo días atrás.

Esto me pasó tantas veces, que implementé una nueva regla, cuando veo una oportunidad, la tomo en el momento. Nada de andar anotando en listas de tareas.¨

Esto me hace pensar en que tengo que aconsejarte que aproveches nuestra promoción del 50% de descuento por final de temporada en toda nuestra línea deportiva femenina.

No lo dejes para mañana. La mayoría de nuestras queridas clientas en este momento están mirando qué oportunidad aprovechan.

Los modelos de esta temporada que termina son tan modernos y super femeninos que seguramente te van a encantar. Hacé click aquí para mirarlos a todos.

¡Te esperamos!

                                      Tienda Creativa de Ropa Deportiva Femenina¨

Con la práctica este 1,2,3 te va hacer resaltar sobre tus competidores

Recapitulemos. Primero piensa en una idea de entrada, la que sea, de tu lista o de otros lugares de donde te venga la inspiración.

Luego le agregas una conexión flexible y suave.

Y finalmente das la estocada final. Haces tu oferta.

Y todo esto de forma creativa y diferente. Con práctica, estos pasos te van a posicionar como una marca o producto preferido entre tu audiencia.

No muchas empresas o negocios se toman el trabajo de entablar este tipo de relación con su cliente. En el que se toman el tiempo de ser creativos, de acercarse, de divertir a su audiencia y así lograr diferenciarse.

Es un 1,2,3 superpoderoso.  

Aplícalo.


 Marisa Soto

¿Te gustaría conectar con tus clientes y vender más? ¿Que te presten atención y estén encantados de comprarte… seguirte… amarte...?           

Déjame ayudarte a usar las palabras exactas para lograrlo. 

Descarga mis guías gratis  "Cómo escribir un Tagline que venda"  y "Escribe Como Profesional en 10 Simples Pasos".

Coloca lo más importante adelante (y aquí te muestro cómo)

Entras en un negocio de papelería lleno de clientes y sacas un número para que te atiendan…

Miras el celular. Te irritas con el que lo está pidiendo ahora y no se termina de decidir. Empiezas a hacer la lista mental de cosas que tienes que hacer cuando salgas por la puerta…. y el orden estratégico que deben tener para tackearlas a todas….

Y en eso alguien desde atrás con voz fuerte y actitud avasalladora supera a todos los que esperan con su número en mano y dice: ¨¿Tienen hojas A4? Sino, no espero¨ y no puedes seguir escuchando porque te silban los oídos de la irritación que te causa. Tu estás esperando tu turno justamente para ¨pedir algo¨ que si no tienen, esperaste en vano. Y viene este siomio, supera a todos con su vozarrón y se hace escuchar sin esperar.  

Más allá de la situación incómoda, y que tal vez nunca harías algo así de grosero, tenemos que darle crédito al simio que nos está enseñando algo: a poner la información más importante primero.

Otra historia hubiera sido si le decía al vendedor: ¨¿Te puedo hacer pregunta…?¨. Seguramente recibía un ¨Saque número y espere su turno para que lo atienda¨. Esa vuelta para preguntar, le debilitaba el objetivo.

¿Por qué es importante poner la información más importante primero?

Porque engancha a tu interlocutor de entrada. Con la pregunta directa a su objetivo, el simio forzó una respuesta a su duda.

Si tu pones lo más importante de lo que quieres decir primero en una oración o en un párrafo, llamas la atención del lector a tu objetivo. No dejas que la fuerza de tu mensaje se diluya y la atención de tu lector se pierda en tus vueltas.

Pon tus palabras e ideas más importante primero.

Evita este tipo de palabras al inicio de tus frases o párrafos:

Te escribo para contarte….

Lo que quiero decir con esto…

De acuerdo a la Real Academia Española…

Es importante resaltar que…

Sugerimos que si puedes….

Hay un…..

Pienso que….

Debes ir directo al grano. Acá te dejo un ejemplo de cómo editar tus palabras para colocar lo más importante adelante. Sin rodeos:

ASÍ, NO:ASÍ, SÍ:

Te escribo para contarte que ganaste nuestro sorteo mensual por un masaje en nuestro Spa.

¡Ganaste nuestro sorteo mensual por un masaje!

Lo que quiero decir con esto es que no podemos excedernos del presupuesto porque el crédito es demasiado caro.

No podemos excedernos del presupuesto. El crédito es demasiado caro. 

De acuerdo a la Real Academia Española, la palabra ¨solo¨ ya no va acentuada en ningún caso. Sería un error hacerlo.

¨Solo¨ ya no va acentuado en ningún caso. La Real Academia Española cambió la norma y afirma que sería un error acentuarlo.

Es importante resaltar que si logras tener una lista de suscriptores, tus ventas van a subir y tu costo de publicidad va a disminuir considerablemente.

Tener una lista de suscriptores sube las ventas y baja el costo publicitario.

Hay una promoción para abogados.

Promoción para abogados.

Pienso que deberías enfocarte más en marketing. 

Enfócate más en marketing.

Para hacer esta corrección, simplemente mueve lo importante adelante. Las palabras que dicen cosas o ideas concretas. Quita las palabras que rellenan pero no dicen nada.

Por no ser tan directos o parecer maleducados --como el simio de la papelería--, damos vueltas para decir algo hasta por escrito. Y perdemos la fuerza del mensaje.

Ten presente que tu lector escanea, que no tiene tiempo que perder, que su atención está dividida en tantas cosas que a tí con suerte te toca un pedacito muy pequeñito.

Aprovecha ese pedacito de atención lo más que puedas.

¿Cómo aplico esta técnica en la vida real?

Debes aprender a detectar los inicios débiles tu solo y tachar esas palabras. Traer adelante las palabras concretas. Poner el peso de lo que dices adelante.

No te puedo listar todas las frases y palabras que hacen perder el tiempo porque son todas, puestas en el lugar incorrecto.

Lo que te puedo decir es que debe hacer esta edición en todo lo que escribas. Títulos, párrafos, emails, asuntos, posteos. Todo necesita esta pequeña edición que cambia completamente la fuerza de tu mensaje.

Luego se hará tan natural en tí escribir con toda la fuerza adelante, que no habrá nada que editar.

Cómo ser un escritor más prolífico: descubre el secreto para escribir mucho en el menor tiempo posible

A todos nos pasa.

Quisiéramos escribir diez veces más de lo que escribimos.

La vida se interpone. Los chicos y sus actividades. Los padres y sus necesidades. Los amigos y sus ganas de contarte cómo le está yendo con el nuevo novio. El trabajo que paga las cuentas y sus horas extras.

Y nuestro sueño de escribir eso que hace tanto ronda en nuestra cabeza, se queda en el camino.

También pasa con nuestro blog.

Sabemos que debemos publicar consistentemente para que  nuestra audiencia nos espere, nos extrañe y se haga fan de alguna forma. Pero lo mismo pasan las semanas y no publicamos ni un posteo nuevo. Nos empieza a subir la presión... ya nos van a olvidar nuestros lectores... lo dejo para mañana...

Acá te presento algunos de los truquitos que a mí me sirven para ser más productiva al escribir.

1) Date fechas límites incómodamente cercanas

Hasta ¨fechas¨ es exageración. Te diría que te des ¨horas¨.

Piensa qué quieres escribir.

Busca permanentemente cuándo puedes disponer de la próxima hora, o media hora, o quince minutos, sin que nadie o nada te interrumpa. Apaga el teléfono.  Si alguien se acerca con un requerimiento que le conviene a esa persona pero a tí te interrumpe, contesta ¨termino esto importantísimo que no me va a tomar más que una hora y te ayudo¨.

Por ejemplo, si debes escribir un mail a tu lista de suscriptores, busca la próxima media hora disponible, te encierras, pon el celular en modo avión y empiezas a azotar el teclado. Con lo que se te ocurra. Sólo escribe. Sé consciente que tienes media hora de tranquilidad. Aprovéchala.

Luego editas. Cortas partes que estén de sobra o no tengan sentido, reorganizas,  y unes con conectores.

Pero agrega palabras a ese documento como si tu vida dependiera de eso -- o una promoción del 50% en tu tienda de ropa favorita.

Si quieres escribir un libro sobre un tema en el cual eres experta, hazlo este fin de semana -- esto me lo dijo un gran profesor y muy prolífico. No te sientes sobre lo que sabes. Compártelo.  Bloquéate el viernes a la noche para la estructura o outline. El sábado pide el favor a alguien que te entretenga a tus hijos, dile a tu jefe que no vas a poder terminar ese informe para el lunes porque debes llevar a tu abuelita fuera de la ciudad a visitar a su hermana -- y no puedes desilusionarla. Dile a tus amigas que el café se lo toman próximo jueves. Azota el teclado. El domingo sigue azotándolo. Ponte el objetivo de tener para el lunes a la mañana un primer borrador del libro terminado -- aunque sea un libro pequeño, un ebook, o una guía digital, pero terminado.

Siempre mantén presente el corto tiempo que tienes para hacerlo. Aunque lo hayas puesto tú misma. Rétate a lograr escribirlo en ese tiempo. Tu puedes lograrlo.

2) Utiliza un patrón de contenido

Intenta descubrir patrones de contenido que funcionen para el tipo de texto que quieres redactar y síguelos cada vez que escribas. Así te evitas paralizar o ralentizar tu producción por dar vueltas decidiendo qué sigue.

Te pongo un ejemplo.

Si vas a escribir un Posteo para tu Blog, busca un patrón que te funcione. Por ejemplo:

- Título

- Introducción: Planteo un problema que tiene mi lector y le aseguro que tengo una solución.

- Cuerpo del blog:

  • Propongo mi solución deseable
  • Listo pasos seguir (cronológicos o no) para arribar a la solución.
    • X : Consejo, imagen, respondo duda.
    • W: Consejo, imagen, respondo duda.
    • Z: Consejo, imagen, respondo duda.

-Párrafo final: aliento a mi lector a implementar mis consejos y aplasto (figurativamente, no seamos tan drásticos) cualquier excusa que se diga mi lector para no implementar mi consejo.

Los posteos para un blog pueden tener distintos patrones. Busca el que te guste más, el que sirva para tu tipo de contenido y audiencia, y tenlo a mano para escribir la mayoría de tus publicaciones.

Lo mismo puedes hacer para tus redes sociales, para tus emails a clientes y hasta para capítulos de libros o folletos. Encuentra patrones de contenido que funcionen, y simplemente lo rellenas con el tema específico que quieras tocar.

Puedes salirte de estos patrones. Simplemente los usas de muletillas para cuando necesitas escribir y publicar mucho. Y dar vueltas pensando cómo escribir eso que tienes que escribir no es una opción útil.

3) No edites mientras escribes

Y esta es una regla de acero.

No se puede romper.

Ni lo pienses.

¿Y por qué? Porque esto aprieta el freno a fondo. Si cada vez que escribes cinco palabras seguidas, vuelves borrando tres, vas a avanzar a un 40% de tu velocidad o menos.

La gran meta al escribir de un tirón, sin estar tropezando a cada rato con la tecla hacia atrás del teclado, es tener algo que editar rápidamente. A ese primer borrador, que le llaman en inglés  ¨el primer borrador de mierda¨ -- tan mal hablado esos yankees -- se lo edita rápido, sacándole lo que le sobre, reordenándolo y listo.

De esta forma uno mantiene un buen nivel de producción y no está días y días intentando terminar un texto. La inercia de volcar todos los pensamientos en la hoja no se interrumpe y hasta toma más velocidad.

Con la práctica, el primer borrador es cada vez más preciso y la edición se hace cada vez más pequeña. Y lo bueno, la cantidad de producción en total se multiplica.

Bonus tip:

Si necesitas escribir grandes cantidades de textos, como posteos, emails, redes, una guía, folletos y más, prueba con la herramienta Voz a Texto.  

Está en Google Docs en Herramientas >Escritura por voz… , en iPhone la encuentras tocando un ícono de micrófono a la izquierda de la barra espaciadora del teclado y en Android arriba del teclado.

Activas la función y empiezas a dictar tu texto. El reconocimiento de lo que decimos es casi perfecto. Y la cantidad de textos que produces se multiplica exponencialmente.

Usar esta función además te sirve para burlar el ¨bloqueo de escritor¨ que nos ataca de vez en cuando. Porque ¨bloqueo de hablador¨ no tiene nadie.

Y también sirve para escribir más conversacionalmente y no como robots, que es el default en el que caemos gracias a la escuela que nos enseñó que escribir bien es escribir con almidón.

Despachar es fundamental para mejorar

Y cuanto más despachamos, más rápido mejoramos. Escribir, publicar, enviar emails, subir posteos, escribir libros, es lo que nos hace ser mejores escritores.

Cuanto más prolíficos, mejores seremos.

No busques escribir el texto perfecto. Apunta a escribir tu texto al 80% de tu capacidad. ¿Es lo suficientemente bueno? OK, publica. Va a ser mucho más rápido y lo vas a hacer más seguido.

En cambio si quieres subir ese 20% que te falta para que sientas que tu texto está perfecto, te va a tomar muchísimo más tiempo del que crees. Hasta días y semanas. Vas a producir menos y vas a tener menos práctica.

A la larga, para ser un escritor bueno, debes escribir mucho. Y publicar lo que escribes. Verlo en el mundo real. Sentir que tu habilidad es real.

La práctica hace al maestro. Y éstas técnicas hacen a un escritor prolífico que va a practicar mucho y va a mejorar mucho más.

Enganchar a tu lector es la base de todos tus clics y ventas (y aquí te muestro cómo lograrlo)

Enganchar a tu lector, a tu audiencia, se logra con un buen gancho.

En inglés se lo conoce como The Hook, y consume gran parte de la literatura en Copywriting.

Es una frase que logra que tu lector siga escuchándote. Que abra tu email, que lo lea, que haga clic en el link y lea tu posteo. Que mire tus videos. Que te escuche. Y como último objetivo, que haga lo que le pides.

¿Dónde van los ganchos?

En los títulos de tus posteos. Para que tu lector haga clic y lea toda tu nota. Si el título no engancha, es inútil todo el esfuerzo que siguió para escribir tu nota.

Ejemplo de título:

¨La rutina de la mañana de Richard Branson que lo ayuda a ser productivo y creativo, explicada al detalle.¨

Al final de los párrafos. Para que tu lector se anime a leer el párrafo siguiente. Y luego el próximo párrafo.

Ejemplo de gancho al final del párrafo:

¨...y el próximo tip, va a ser una sorpresa-- sólo para los que se animen.¨

Puedes ser tan específica como quieras. Por ejemplo: ¨Sigue leyendo y te lo cuento¨. ¨En el próximo punto te lo explico¨. ¨Más adelante te lo detallo¨.

En los subtítulos. Muchos lectores en realidad escanean. Pasan la vista volando por encima de la nota y la detienen un poco en el título, el epígrafe de las fotos y los subtítulos. Entonces, es el trabajo del subtítulo, ¨reenganchar¨ a tu escaneador-lector para que le de una una oportunidad a tu texto y lo lea en detalle.

Ejemplo de gancho en subtítulos:

¨1- Qué es un gancho y porqué lo necesitas¨

¨2- En dónde van los ganchos.¨

¨3- Cómo escribir un buen gancho¨.

Como ves, hay una progresión del tema que genera un camino lógico para entender el tema. También se pueden usar subtítulos más creativos y rebuscados. Ejemplo:

¨1- Lo que está evitando que tus lectores lean tu nota¨.

¨2- Si no colocas los ganchos en estos lugares, estás trabajando por nada¨

¨3- Este es el secreto de un buen gancho¨.

Al principio de tus videos. ¿Para qué? Para que después de enganchar a tu lector con el título de tu video, y empiece a mirarlo, quiera quedarse a verlo hasta el final.

¨En este video te explico cómo lograr un merengue que dure con la torta fuera de la heladera, y con sólo tres ingredientes. No te pierdas el tip secreto que te cuento al final.¨

¿Qué hace que una frase sea un ¨buen gancho¨?

Muchos ingredientes pueden lograr un buen gancho. Algunos de ellos son:

- Curiosidad

Puedes agregarle un toque de curiosidad. Decir algo nuevo. Decir algo ya sabido pero anunciar que vas a explicar el porqué es así. O explicar el cómo y agregarle frases directas que generen curiosidad.

Por ejemplo: ¨Nunca te lo imaginarías¨, ¨No vas a poder creer¨, ¨Cuando te lo cuente, te vas a sorprender¨.

- Novedad

A todos nos atrae lo nuevo, es poderoso. A lo que escribas o digas agrégale algo novedoso, tal vez información que nunca salió a la luz, tal vez una vuelta original que se te ocurrió a tí.

Usa frases directas como:

¨Nunca viste este método para X¨

¨Nuevo: la última actualización trae características esperadas hace mucho¨.

¨Lo nuevo de la moda en el FashionWeek¨

¨Adelanto: te damos una probadita de lo que va a ser la próxima temporada de X¨

- Sorpresa

Busca que tu información sea inesperada. Contraintuitiva. Puede ser por un descubrimiento nuevo, un punto de vista que no se muestra siempre, o puedes tú posicionarlo inesperadamente. Por ejemplo:

¨Trabajar más de 8 horas te hace menos productivo. Es como si trabajaras la mitad del tiempo¨.

¨La forma de ascender en tu carrera es que no te importe

- Sonrisas

Es como cuando conoces a un chico y te parece divertido, y mirándolo bien, tiene rasgos lindos… el lóbulo de la oreja… el grosor de las cejas… pero más que nada es su sonrisa. O que te hace reir. Por algún motivo nos atrae gente que nos hace reir. Lo mismo pasa con los ganchos. Si le agregamos una broma, una ¨informalidad¨ buena onda, vamos a atraer al lector.

Por ejemplo, en el asunto de un mail, una empresa que venda un app de productividad para empresas tipo Monday, puede escribir:

¨Tierra tragame! Otra vez me olvidé de ponerme desodorante!¨

Y tal vez luego lo relaciones con que te olvidas de todo menos de tu trabajo porque usas Monday. Pero ese toque informal, hace atractivo abrir tu mail. Es un gran gancho.  

- Beneficios

El beneficio es la princesa del Copywriting, y como no puede ser de otra forma, también gobierna los ganchos. Si no se te ocurren otros componentes para tu gancho, apela al beneficio para tu lector si sigue leyendo.

¨En esta nota te cuento cómo comprar ropa de marca a mitad de precio¨

¨30% de descuento a nuestros clientes que pre ordenen el curso¨

¨Las 100 primeras copias de los libros que vendamos llevarán el autógrafo del autor¨

Un buen gancho es necesario en todos lados

Si sales a tomar algo y en la otra mesa hay un dios del olimpo, con la proporción hombros-cintura perfecta y unos labios rellenos que provocan vértigo, vas a necesitar un gancho. Y bueno.

Si quieres conseguir inversores para tu proyecto, y estás compitiendo en una ronda de candidatos, tu Pitch debe tener un gancho infernal.

Si quieres que tus lectores lean tus posteos, debes tomarte el tiempo y las energías para modificar tu primera versión del título y convertirla en una frase tan tentadora que hasta tu marido lo leería.

Recuerda que tu lector está tironeado de todos lados, tiene demasiada oferta. Y la única forma que te dedique su tiempo va a ser que lo enganches desde el principio.

Es un trabajo duro estar atentos a colocar un gancho. Darle vueltas y vueltas a tus textos para encontrarles eso que enganche. No dudar de cada gancho que una diga.

Pero hay que hacerlo.

El Manifiesto: la forma más fácil de mostrar tus valores y atraer clientes

¿Necesitas posicionar tu marca fácil y rápidamente?

¿No descubriste todavía qué te hace diferente de tus competidores?

¿Quieres que tus clientes te amen con locura -- aunque signifique despertar odios de gente que no es tu cliente...?

¿Necesitas vomitar eso que te está revoloteando por la cabeza pero crees que va en contra de todo lo que ¨es aceptable¨ en tu industria?

No lo dudes.

Escríbelo.

Escribe un Manifiesto.

¡A lo Jerry Maguire!

Pero primero...¿Qué es exactamente un Manifiesto?

Un manifiesto es un texto donde compartes tus opiniones, tu posición sobre un tema, particularmente cuando va en contra de lo establecido o de la corriente. Cuando es rebelde y valiente tu postura.

Puedes compartir tu visión sobre temas pequeños o grandes, sobre el mundo o tu industria. Tu intención es cambiar algo o expresar un punto de vista hacer algo contracultural.

¿Qué temas puedes tocar en tu manifiesto?

Todos. Los que quieras.

¿Qué tan largo debe ser un manifiesto?

Tan largo como quieras (mientras no se torne aburrido)

¿Qué reglas sigue un manifiesto?

Ninguna. Y esa es su esencia. Es un despotricar puro y duro.

¿Para qué hacerlo?

Para mostrar quién eres. Qué es tu producto o proyecto. Qué representan.

Luego que tu lector lea el manifiesto, debe sentir que te conoce más íntimamente. Que entiende tu postura *aunque tal vez no la comparta*. Que sabe porqué luchas por lo que luchas o haces las cosas como las haces. Debe entender tu revolución. Grande o chica.

Si tu revolución pasa por gritar que las Redes Sociales están dañando irreparablemente nuestra sociedad, hazlo. Si tu revolución pasa por decir que debemos escribir “lxs” en vez de “los” porque es la única forma que en nuestra cabeza entre la igualdad entre hombres y mujeres, hazlo. Si tu revolución pasa por iniciar una lucha para comprobar que comer una hamburguesa de McDonalds por día te hace bien a la salud, hazlo.

Tu manifiesto y tu revolución es tuyo. Grande o chica. Importante para el mundo o sólo para tí.

¿No habrá gente que te empiece a odiar por tu postura controversial?

Seguro en el camino vas a despertar enemigos a tu causa, pero lo más importante, vas a definir quién es parte de tu tribu, quién mira el mundo como tú y quién quiere comprarte a tí y no a otro. Porque lo que tú representas es lo que a ellos los representa. No puedes despertar grandes pasiones sin despertar grandes odios.

Hazlo lo mismo. Hazlo aunque te de escozor. Hazlo aunque pierdas algunos clientes, que seguro ganarás otros más importantes.  

**Escribir sirve para pensar temas que todavía no terminas de entender, de alinear, de figurar. Entonces, un gran beneficio adicional de escribir tu Manifiesto es conocerte. Descubrir al escribir qué representas. Qué representa tu producto. Quién debería ser el que te sigue y quién no te tiene que importar un bledo qué opina porque lo mismo no ve el mundo con tus ojos.  **

¿Para qué te puede servir en tus negocios o en tu marketing?

¿Más allá de sacarte esa opresión del pecho?

Sirve para mostrar a tus clientes quién eres y por qué te diferencias de todos los otros. Idealmente te va a posicionar en la mente de tu cliente: qué producto ofreces y para quién.

Va a generar branding.  

Átale a tu Manifiesto un llamado a la acción. Dile a tu lector qué hacer luego.

¨Inscribete a mi lista si piensas lo mismo¨.

¨Ven a mi restaurant si crees que estamos comprometidos con el ambiente y la calidad que esperas¨.

¨Reserva una llamada para descubrir si mis servicios van a potenciar tu negocio¨.

**También sirve para escribir tu posteo semanal. En esos días o semanas que no se te ocurre qué contenido producir para tu audiencia, darte la libertad de escribir un manifiesto es una buena opción. **

Cómo se hace escribe un Manifiesto

Idealmente debes apuntar a que tu lector “sienta” algo. Emoción. Iluminación. Inspiración. Entretenimiento.

Para escribir un Manifiesto general sobre tu industria o tus ideas sigue estos pasos:

Paso 1:

Escribe sobre lo que te entusiasme. Escribe sobre lo que odias. Escribe sobre lo que te llama la atención y que los otros parecen no notar. Dale rienda suelta a tu diatriba enardecida.

Paso 2:

Edita tu vómito verbal. Quita lo que repites, lo que sobra. Ordena partes y dales lógica y dignidad a pensamientos que hayan escapado libres y sin filtro.

Paso 3:

Publica y espera los mensajes de amor ferviente de tu audiencia -- los de odio ni los leas, bórralos. Lo mismo no te iban a comprar--.  

Para escribir un manifiesto sobre tu negocio y producto:

Completa el siguiente plantilla:

Amo…. / Amamos….

Creo…   / Creemos….

Estoy comprometida a ….

/ Estamos comprometidos a….

Por ejemplo, este sería un Manifiesto para una plataforma de educación online:

Amamos…. hacer fácil que los chicos aprendan. … ayudar a los papis a ayudar a sus hijos. … a nuestros profes que son lo más, buena onda, laburantes, vanguardistas tecnológicos.

Creemos…  que la educación debe aprovechar las tecnologías para enganchar el interés de los chicos. ...que ser buen padre no sólo es sentarse a hacer la tarea, también es animarse a delegarla a un experto. … que la vida debe ser lo más simple posible.

Estamos comprometidos a… mejorar de acuerdo a lo que necesiten los chicos y los profes para tener clases online super útiles. … a hacerle la vida más fácil a los padres. … a hacerle la vida más linda a los profes.

Hagámonos amigos. Conocénos. Registráte. Seguínos. Animáte. Queremos que empieces a usar ProfeParticularOnline para hacer tu vida más fácil.   

Como siempre y para todo, no te olvides del Llamado a la Acción al final.

No dejes de gritar y patalear por las cosas en las que crees.

Algunas veces uno se sorprende dócil, cuando no lo era. Que aceptamos cosas, cuando si lo pensamos desde otro punto de vista, no cierra lo que aceptábamos. Que aprendemos sin cuestionar. Que repetimos sin ponerle algo de nuestra bolsa de vida. Como si lo que nosotros podemos agregar no es suficientemente bueno -- cuando en realidad es lo único que importa. **Este es un Mini Manifiesto en mi nota**.

Un buen manifiesto debe inspirar a tu audiencia. A tu tribu. Debe hacerlos sentarse más derecho mientras le corre más rápido la sangre en las venas al leerlo.

Debe hacerles acordarse de tu nombre y de lo representas.

No importa si tienes un negocio nuevo, si trabajas para una gran corporación, si eres freelance o estás buscando un proyecto nuevo. Escribir un manifiesto es útil por muchos motivos, pero sobre todo porque es un gran ejercicio de descubrimiento personal.

Y sobre todo porque tu audiencia ama un buen punto de vista. Y cuanto más rebelde, mejor.

El Poder de la Tríada — La fórmula mágica para hacer memorable una frase

¿Te gustaría encontrar la fórmula perfecta para moldear un frase memorable?

Le das vueltas y vueltas al título de perfecto para una nota magistral que escribiste, pero … el título es … blando…

Quieres esculpir un tagline para tu página principal como si fuera el David: perfecto, brilloso, sin un centímetro de más… pero le sobran palabras y le falta fuerza…

Te gustaría encontrar el nombre perfecto para tu obra. Ese que enganche, enamore y perdure en la memoria de tu audiencia....pero te trastabillas siempre en los lugares comunes.

No te desesperes.

Existe una fórmula tan perfecta, que fue evidente hasta para Aristóteles y todos los que lo siguieron hasta ahora-- y cuando te la cuente vas a abrir la boca en una sonrisa por la que se escape un Ahhh largo y relajado.  

¿Cuál es?

La tríada o también conocida como la Regla de Tres.

¿Qué es la tríada?

Es un patrón de tres elementos.

Los tres chanchitos.

Los tres Mosqueteros.

Los tres chiflados.

Comer, Rezar, Amar.

Introducción, nudo, desenlace.

Los humanos procesamos información reconociendo patrones que se repiten. Y tres es el mínimo para formar un patrón.

Esta combinación de un patrón más la mínima cantidad de elementos, lo más simple, hace que el contenido sea memorable.

Básicamente, la gente entiende mejor de a tres. Es corto, memorable y poderoso.

Tres es el número mágico.

¿Porqué es tan poderosa?

Las investigaciones de usabilidad sostienen que listas o viñetas de 3 puntos son más eficientes que de 2 o de 4.

Es como si estuviéramos predispuestos a responder de forma favorable a elementos agrupados en 3. Y a recordarlos mejor.

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Mente, cuerpo y alma.

Pare, escuche, mire. Cuidado con los trenes.

El gobierno de la gente, por la gente y para la gente.

Con la democracia se come, se cura y se educa.

Un chiste en 3 actos.

Si quieres que algo se quede en la mente de tu lector, ponlo en un patrón de tres elementos.

¿Cómo usar la tríada en textos de marketing?

Piensa en términos de 3 para crear contenido más interesante.

¿Puedes resumir tu título en tres palabras o tres frases unidas por coma?

¿Puedes mostrar tu producto o servicio en tres partes? ¿En tres beneficios? ¿Con tres pasos?

¿Puedes hacer una publicación en redes donde resaltes tres elementos? ¿Tres palabras que resuman todo? ¿Tres beneficios para tu cliente?

Joseph Sugarman, uno de los mejores copywriters, afirma que las tríadas ayudan a agregar ritmo a los textos de ventas.

Ejemplo de dónde usar tríadas o la regla de tres

En tus notas o posteos:

Jon Morrow, dueño de Smartbloggers.com afirma que el posteo que más éxito tuvo y catapultó su carrera fue ¨Sobre la muerte, las madres y pelear por tu ideas¨.  ¿Ves un patrón en el título?

En tu homepage:

Puedes colocar tus ideas principales en un esquema claro de a tres.

En el caso de Vroom.com dicen:

grandes automóviles.

en tu puerta.

sube.

Y abajo tres apartados con tres beneficios. A eso le llamo usar la tríada.

En tu packaging o en tus redes sociales:

Ya sea presentando un producto o apalancando en redes, el poder de la tríada te diferencia de otros productos.

En la frase final de tus notas:

Para que quede resonando en la cabeza de tu lector.

Puedes escribir: ¨Y es por todo eso que confiar en tí mismo es lo más importante para seguir avanzando¨.

O puedes escribir ¨Confiar en tí mismo es esencial para avanzar, crecer y triunfar¨.

Practica la tríada en tu vida y comprobarás su poder

Argumenta con tres puntos. ¨Te voy a explicar porqué no va a funcionar… uno… dos.. tres...¨

Celebra un brindis por tres motivos. Explica algo difícil a tus hijos en tres etapas. Escribe un mail en tres párrafos.

Practica la tríada para que tus textos tengan estilo. Para que tus títulos resalten. Para que tus conclusiones perduren.

Cómo escribir un texto perfecto para tu cliente — una trampita que te ayudará a engancharlo con tus palabras

.

¿Qué se supone que debes escribir en un título para atraer a tus clientes?

¿O en un subtítulo?

¿O en el cuerpo del texto?

Tienes algo de la teoría más o menos aprendida. Pero a la hora de sentarte a escribir, el cursor sigue titilando en el mismo lugar y el documento sigue bastante en blanco -- por lo menos la última vez que chequeaste. O sea, hace 5 segundos.

No desesperes. Existe una pequeña trampita para escribir un excelente texto para tu sitio web, para promocionar un posteo en redes o escribir un asunto en tu próximo mail que lo torne irresistible al clic.

Y lo mejor, es que esta trampita se alinea con un principio básico de Copywriting:

Utiliza las palabras de tus clientes para escribir tus textos.

¿Cómo?

Más abajo te lo explico…

La voz del cliente

La voz del cliente es exactamente cómo frasea un problema o una meta tu cliente. Qué palabras utiliza. Cómo se expresa exactamente. Cómo explica su problema.

Los mejores textos de marketing, vienen de esta ¨Voz del Cliente¨.

Usar la voz del cliente es una técnica de Copywriting que se usa para lograr que el posible cliente se sienta identificado. Que sienta que le están leyendo la mente. Que sienta que puedes definir su necesidad forma tan exacta, que seguramente sabrás darle la solución con igual precisión.

Los textos que van a convertir a tus lectores en clientes, no están en tu cabeza. Están en la cabeza de ellos.

La Voz del Cliente es todo lo que dicen o escriben tus lectores, clientes, seguidores, visitantes en posteos o comentarios, en mails o en charlas 1 a 1. Las palabras exactas que utilizan.

Esas palabras que usan tus clientes, las frases que escriben, son las que deben aparecer exactas en tus textos. ¿Por qué? Porque estás intentando convencerlos a ellos. ¿Qué mejor forma de hacerlo que con sus propias palabras?

¿Y sabes en qué ocasión también viene bien utilizar la Voz del Cliente?

Cuando no tienes ni idea por dónde empezar a escribir algo para ellos.

Cuando tienes que escribir un posteo, o un mail, o alguna de las páginas de tu sitio y…. blanco. Cursor saltando. Blanco... No sabes qué decir, cómo expresarlo.

En esos casos, deja que hable tu cliente. Copia lo que ellos escriben y pégalo donde lo necesites. Luego editas y pules un poquito el texto.

¿Y también en qué otra ocasión es útil usar la VDC?

Cuando tus textos no están teniendo el efecto que deseas. No están ¨convirtiendo¨ visitantes sólo-estoy-mirando-gracias en clientes.

En ese caso, cambia los textos que tienes ahora y coloca las palabras de la Voz de tu Cliente.

¿Qué exactamente de todo lo que dice tu cliente?

Lo que lo mueve. Las frases que expresen sus:

  • Problemas
  • Frustraciones
  • Deseos
  • Sueños
  • Metas

Usa alguna de estas frases para describir el problema de tu cliente. Luego expresa empatía, que entiendes lo que sufre, y muéstrale cómo puede solucionar ese problema con tu producto.

Usa un sueño de tu cliente, expresa que sabes por qué fantasea con eso, muestra que lo entiendes, y que sabes cómo puede hacer ese sueño realidad con tu producto.

Las frases de la VDC sirven como inicio de una conversación con él. Luego agregas a tu producto como la solución y a ti como el guía capaz de llevarlo a alcanzar ese anhelo o solucionar un problema.

¿Cómo descubro La Voz del Cliente?

En comentarios o reseñas en sitios como Amazon.es, ebay.com, o algún sitio de ecommerce de tu nicho.

En evaluaciones a profesionales o proyectos en Workana.com o Upwork.com. Busca freelancers que trabajan en relación a tu área de interés  y copia los comentarios de sus clientes. Qué esperaban, qué problema tenían, y cómo lo resolvió el freelancer que contrató.

En redes sociales como Facebook, Instagram, etc. También en foros de tu nicho. Lee comentarios, preguntas y respuestas, etc.

No busques en sitios web de tus competidores. Puede que ellos nunca escuchen la voz de su cliente. Es como cuando en la escuela te copias del compañero de al lado y resulta que no estudió.

En entrevistas directas con tu prospecto o con clientes, ya sea en persona o por teléfono o Skype. Graba las entrevistas así luego puedes transcribir las exactas palabras que usan tus entrevistados.

Haz preguntas abiertas. Evita las respuestas sí o no. Prepara las preguntas por anticipado. Algunos ejemplos de preguntas son:

-¿Qué pasaba por tu mente cuando te suscribiste /compraste / usaste / buscaste X? (tu producto o de la competencia)

-¿Cuando empezaste el curso x / leiste el libro Y / te suscribiste a W, usaste el producto J, probaste Z ¿Qué fue lo que más te sorprendió/ayudó/pareció una revelación?

-¿Cuál fue el resultado más inesperado que tuviste gracias a implementar/ comprar / usar /suscribirte /registrarte X (tuyo o de tu competencia)?

-¿Cómo describirías XYW?

Si te dan una explicación de algo, ahonda con una serie de preguntas ¨¿y porqué?¨ que te lleven a capas más profundas de lo que piensa y siente tu cliente.

En encuestas que puedes enviar a tu lista de emails o publicar en Facebook. También puedes enviar de forma permanente a tus clientes encuestas, y revisarlas una vez a la semana. Por ejemplo en el mail de agradecimiento por suscribirse, en tu página web, o en la firma de tus publicaciones de blog.

Para realizar la encuesta puedes usar gratis Google Forms. Algunos ejemplos de preguntas dentro de una encuesta pueden ser:

-¿Cuál es el problema que enfrentas en relación a X?

-¿Cómo te hace sentir este problema?

-¿Qué desearías o te gustaría en Y?

-¿Qué solución buscas en un producto de tal tipo?

¿Qué registro o anoto de lo que dice el cliente?

Todas las frases y palabras que hablen de una necesidad, problema o meta.  Las que consideres importante para tu cliente.

Regístrarlas en un archivo Excell o Doc.

No resumas lo que dicen los clientes o modifiques las frases diciéndolas como las dirías tú. Escríbelas exactamente como la dicen, con las palabras que usan. Copia y pega directo.

Luego si quieres puedes ordenar por importancia o por temas a todas esas frases.  

Agrega una columna para cada uno de estos temas:

- Lo que preocupa o frustra a tu posible cliente

- Lo que desea o sueña tu posible cliente

- Cómo se siente tu cliente en relación a su situación actual

- Qué pasaba por su mente cuando...

- Frases memorables. Con sonoridad. Una gema resumida en palabras.

Chequea: ¿Tu cliente se ve reflejado en tus textos?

No estamos vendiendo un producto, estamos vendiendo una versión de nuestro cliente. Sus palabras dan forma a esa versión.

Que tu texto no hable de tí o de tu producto, sino de tu cliente. Del resultado que están buscando. De la transformación que anhela. Del problema que enfrenta y cómo lo hace sentir.

Diles lo que ya se dicen ellos mismos:

¨Porque lo merecés… ¨

¨Porque ha sido *ese*  tipo de día...¨

¨Porque no debería ser tan difícil... ¨

Párate a su lado, y usa sus mismas palabras.

Esta investigación de la Voz de tu Cliente puede tiempo, pero vale la pena. Tener el claro la VDC, registrarla en un archivo y alimentarla a medida que tienes contacto con más y más clientes, es un cofre del tesoro en sí mismo.

Empieza con algo, dale el tiempo que puedas al principio y alimenta tu archivo con la VDC en el tiempo.

La VDC no sólo te va a guiar a dónde apuntar con tus textos, sino que te va a ayudar literalmente a escribirlos.

2 técnicas fáciles para que descubras qué conmueve a tu lector (y lo conviertas en tu cliente)

Publicaste la página de aterrizaje de tu nuevo producto….

Te hiciste un café orgullosa y te pusiste a mirar el monitor fijo a ver cuántos mails recibes de los interesados…

Y….

Pasan las horas… los días… y sólo …

*suenan los grillos*

Si hay una foto hermosa….El diseño es espectacular… Explico todas las características de mi producto…

¿Por qué no me prestan atención mis clientes?

O más  bien:

¿Por qué te prestarían atención tus clientes?

¿Cómo lograr que escuche tu mensaje de entre la maraña de mensajes con los que lo bombardean?

Sigue leyendo y te muestro cómo.

Lo que nunca debemos olvidar

Somos criaturas muy egoístas, egocentristas y ego-todo. Nos interesa lo que nos beneficia, nos entretiene o justo nos explica algo que necesitamos saber.

¨Qué hay para mí en todo esto¨.

Eso evaluamos nosotros cada vez que decidimos algo. ¿Salgo el viernes con mis amigas o el sábado con mis colegas? ¿Contesto el mail copiando a todos o sólo al destinatario? ¿Me inscribo en el gimnasio o hago un tratamiento con electrodos y listo?

Y tu lector se pregunta lo mismo cada vez que empieza a leer algo.

Por ende es tu trabajo contestárselo inmediatamente. Al principio. Desde el título. Desde la intro de tu nota. Y luego en cada punto que vayas a tocar.

¿No sabes qué le interesaría obtener en todo esto a tu lector?

Vuelve al origen de todo

Y el origen de todo es tu cliente ideal. Y sobre todo, la idea que tú tienes de tu lector y futuro cliente. Lo que llamamos:

Avatar de tu cliente ideal ó perfil de lector ideal.

¿Qué es un avatar? Es una palabra que deriva del sánscrito y significa “encarnación de un Dios”. Y es más o menos lo que buscamos, encarnar en una idea concreta, con nombre, historia y contexto, a tu cliente ideal.

Inventa a tu cliente ideal

Si no lo hiciste todavía, inventa a tu cliente ideal. Ponle un nombre, dale un profesión o actividad, lista las necesidades que dan vuelta en su cabeza, las frustraciones que lo hacen sentir mal, los problemas que no lo dejan dormir, los sueños con los que fantasea cuando está viajando de su casa a su trabajo, los deseos que no le cuenta ni a sus amigos pero que están cimentados adentro.

Si ya tienes clientes, puedes tomarlos como ejemplo. Sino, investiga quién compraría tu producto y entrevístalo para conocerlo un poco mejor. Y a través de esa persona, dale forma a tu avatar.

Los avatares de cliente ideal cambian mientras más camino recorres con tu proyecto. No son fundidos en hierro. Más bien, son una masilla que vas modificando de acuerdo a lo que aprendes de tus clientes.

Usa ese faro de guía

Mientras tengas esa imagen, esa encarnación presente para tomar las decisiones de negocio y de los mensajes que le escribes, ella va a ser tu faro en el océano oscuro donde navegamos intentando llamar la atención del lector.

¿Cómo la usamos?

Todo lo que escribas o todo el contenido que produzcas, que sea en respuesta a los sueños, deseos, problemas y frustraciones de tu cliente ideal.

Ejemplo:

“¿Hace cuántos años fantaseas con tu casa propia?”

“¿El verano está cerca y tu vientre sigue enganchado con las pastas calentitas del invierno?”

“¿No llegas a fin de mes?”

“¿Tus pies tienen hongos y no logras curarlos?”

No importa si son grandes problemas de vida, o una cosa pequeñita. Mientras tu producto de respuesta a alguna preocupación o sueño de tu lector, va a ser importante y se lo vas a poder vender.

Recuerda que estamos intentando responder a:

Qué hay para mí en todo esto?

Una vez que tengamos claro esto, vamos a recargar nuestro mensaje para que sea más efectivo y logre tu objetivo: vender tu producto, que descarguen tu guía, que se inscriban en tu newsletter, que tomen una clase de prueba.

¿Cómo?

Vamos a tocar donde más se siente

Las emociones de tu avatar.

¿Una buena técnica para conocer sus emociones?

Preguntar 3 veces --o más-- “¿Para qué?”

Por ejemplo, si nuestro avatar del cliente ideal:

-Fantasea con tener una casa propia.

Entonces nos preguntamos o le preguntamos:

“¿Para qué?”.

Para vivir tranquilo sabiendo que asegura el bienestar de su familia.

“¿Para qué?”

Para poder él o ella disfrutar de su día a día sin sentir esa preocupación en su pecho.

“¿Para qué?”

Para poder estar de mejor humor cada vez que trata pasa tiempo con sus hijos, y criarlos en una familia armoniosa y positiva.

“¿Para qué?”

Para que tus hijos te quieran, busquen tu compañía y tu sabio consejo.

Entonces, tu mensaje que conteste el “Qué hay para mí en todo esto” a tu avatar, recargado con emociones, podría ser:

“Vive tranquilo y disfruta del día a día con tu familia, en tu casa propia”.

-Desea llegar al verano con el vientre más plano.

Entonces nos preguntamos o le preguntamos:

“¿Para qué?”.

Poder ponerme bikini y no taparme con una malla entera negra, como todas las sesentonas que me crucé el año pasado.

“¿Para qué?”

Para ir a la playa con mis amigas y sentirme bien.

“¿Para qué?”

Para poder atraer a los hombres lindos en la playa, y que no sólo miren a mis amigas.

“¿Para qué?”

Para poder elegir entre muchos hombres y poder enganchar a uno que me guste, lindo y buena onda, y no resignarme a aguantar al único que se acercó porque ya no le quedaba otra.

Entonces, tu mensaje que conteste el “Qué hay para mí en todo esto” a tu avatar, recargado al tocar sus emociones, podría ser:

“¿Se acerca el verano y quieres ser el centro de las miradas? ¿Sobre todo la de ciertos ojos azules?

Empieza nuestro plan “Abs de Acero en 3 meses” ya”.

-Tiene hongos en las uñas de los pies y no logra deshacerse de ellos

Entonces nos preguntamos o le preguntamos:

“¿Para qué?”

Para poder sacarme los zapatos sin vergüenza a que vean mis hongos.

“¿Para qué?”

Para no repugnar a mi novio si me quiere hacer masajes en los pies.

“¿Para qué?”

Para no morir sola y comida por los lobos porque todos los hombres que logré enganchar se asustan apenas ven mis pies.

“¿Para qué?”

Para sentirme querida y que importo.

Entonces, tu mensaje que conteste el “Qué hay para mí en todo esto” a tu avatar, recargado al tocar sus emociones, podría ser:

“Para que cuando suenen tus zapatos en el piso, tu chico se acerque y no salga corriendo.

Crema Unesia -- Y en tres semanas, chau hongos”.

Podrías decir “¿Problemas de hongos en las uñas? Con crema Unesia, dile chau a los hongos en 3 semanas”.  Pero si tocas esos sentimientos, esas imágenes que le dan forma al problema y lo hacen sentir emociones a tu cliente o lector ideal, el mensaje es mucho más potente.

Una fórmula más sencilla todavía

Piensa en el beneficio del beneficio.

¿Cuál es el beneficio del beneficio de mi producto?  

Usualmente este segundo beneficio es emocional.

Por ejemplo, si vendes artículos de decoración, el beneficio es tener una casa linda. Ahora, ¿cuál es el beneficio de ese beneficio?

-Que tus hijos vean que su mamá también tiene buen gusto, no sólo la mamá de Tomy.

-Que tu marido piense que eres tan linda y estética, que no sólo le adornas la vida con tu sonrisa, sino con tus jarrones y portaretratos.

-Que tus amigas envidien tu casa cuando vienen, y esa que tiene el mejor trabajo del mundo se calle por un segundo para tener que admitir que tu casa es mejor que la de ella.

-Que tu mamá deje de regañarte porque tienes la casa un desastre. Y finalmente admita que en algo le ganas a tu hermana.

-Que los sábados a la tarde, cuando estés finalmente por tirarte en tu sillón favorito a ver Netflix, puedas sentir que estás en un lugar hermoso y estético, como aquel hotel al que fuiste en tu luna de miel y nunca pudiste volver.

Como verás, el beneficio del beneficio tiene mucho que ver con cómo se siente tu lector o futuro cliente. Con las emociones que despiertan sus deseos, sueños, problemas y frustraciones.

Utiliza la fórmula que más te guste

Cada vez que puedas en los mensajes a tu avatar de cliente ideal o lector ideal.

¿Qué hay para mí en todo esto?

+

Toca sus emociones

(¨Para qué, para qué, para qué¨ ó ¨El beneficio del beneficio¨)

Toca esas emociones y tu mensaje va a llamar la atención y lograr un impacto mucho más grande que un mensaje sólo dirigido a dar una respuesta directa a esos deseos, sueños, problemas y frustraciones con tu producto o servicio.

Empieza conociendo a tu avatar, de a poco. Escribe de él. Dale vida en tu cabeza y en tus notas. Y luego sigue preguntando por qué desea eso, y por qué … y porqué…. y cuál es el beneficio del beneficio…

Y con la práctica, te va a salir natural.

Cada vez que escribas algo, que agregues algo a tu línea de productos o servicios, que pienses en enviarle un email… casi automáticamente vas a hablarle de lo que le interesa y de lo que todo eso le hace sentir.

Y así sí vas a tener toda su atención.

Deja a tus lectores con una frase saboreando en la boca (y aquí te muestro cómo hacerlo)

Escribes una nota espectacular…

Tiene de todo. La información correcta. Las palabras justas. No le sobra ni le falta nada. Una joya.

Hasta un par de guiños a tu lector que quedaron pícaros pero elegantes.

Pero el final… no llega.

No sabes cómo cerrar una obra de arte así… Esa última frase no llega.

No te preocupes, aquí vas a aprender del más grande de todos, cómo escribirla.

Las joyas de la Retórica

Aristóteles decía que la retórica es la habilidad de descubrir en cada caso particular los medios disponibles para persuadir

Y eso es lo que queremos hacer: persuadir.

Que nos compren.

Que nos sigan.

Que nos hagan caso.

Aristóteles fue el primero que pensó, descubrió y describió las dispositivos estilísticos que te permite embellecer tu discurso:

Dentro de ellos, los que nos van a servir para terminar nuestra nota son las siguientes:

Las figuras de repetición de Aristóteles:

Aliteración

Repetición de sonidos consonantes.

Por ejemplo: Juego jocoso.

Ojo, hay un límite.

Asíndeton

Omisión de conjunciones normales.

Suena familiar pero diferente.

Ejemplo: “Se uno de los pocos, los grandes, los soldados”.

Polisíndeton

Inserción de conjunciones excesivas.

Ejemplo: “Y van a ser grandes y van a volar y los van a recordar”.

Anáfora

Repetición de la primer palabra o conjunto de palabras. Tiene un gran impacto argumentativo.

Ejemplo: Este es un famoso discurso de Winston Churchill:

“Llegaremos hasta el final, lucharemos en Francia, lucharemos en los mares y océanos, lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire, defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el costo, lucharemos en las playas, lucharemos en las pistas de aterrizaje, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas, nunca nos rendiremos,”

Epístrofe

Repetición de una palabra o frase al final de una sucesión de frases. Refuerza una idea central.

Ejemplo:

El discurso de Lincoln “y el poder de la gente, por la gente y para la gente”.

Simploce

Repetición de una primera y una última palabra en una cláusula, en varias cláusulas. Esto aumenta de a poco el poder de la idea.

Ejemplo: “vi odio y o detuve, vi sufrimiento y o curé, vi lo que estaba mal y lo mejoré”.

Anadiplosis

Repetición de la última palabra en una oración, al inicio de la próxima oración. Mueve una idea.

Ejemplo:

nuestro dolor se convirtió en furia, y nuestra furia en revolución

Antítesis

Emparejar palabras o ideas contrastantes .

Ejemplo:

La única cosa que debemos temer, es el mismo temor”.

Antimetabole

Se empareja la frase contrastante en forma de espejo. AB, BA.

Ejemplo:

El discurso de Kennedy “No te preguntes qué puede hacer tu país por tí, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país.”

Aposición

Elaboración y variación de una palabra.

Ejemplo:

JFK, un líder, un amigo, un buen hombre, murió hoy”.

Schesis Onomation

Elaboración y variación de una frase.

Máximas

Oraciones células. Frase corta. Captura la idea central.

Golpea el oído de forma sublimada.

Ejemplo: Churchill dijo “Si el Commonwealth dura 1000 años, esta fue su mejor hora”.

O Reagan: “Abran la puerta” o “Tiraremos esta pared”.

Agrega la cereza de la torta a tu discurso

Ya tienes una lista que te puede inspirar.

Sólo te queda repasarla y pensar en el final de tu discurso.

Escribir distintas opciones. Elegir la mejor. Publicar tu nota con ella.

Y dejarse ese sabor que se mantenga en el tiempo a tu lector.

¿Quieres que tus mensajes sean tan pegajosos como un beso de un niño de 2 años?

¡Ya te lo dije mil veces!

¿Cuántas veces hemos dicho eso? Y la frase que le sigue es la inevitable “¿Por qué no me prestas atención?” … ¿no?

Ahora, ¿por qué siempre le echaremos la culpa al que debía entender y recordar el mensaje?

¿No será que nosotros estamos transmitiendo un mensaje blando?

Y para eso hay una receta magistral, pero extensa. ¿Me acompañas a que te la cuente?

Estos son las 6 características para hacer tus mensajes pegajosos

Los hermanos Chip y Dan Heath, en su libro “Ideas que Pegan” o “Made to Stick” en su idioma original -- que te recomiendo te lo compres si te gusta este tema-- nos explican las 6 características que deben tener lo mensajes para que se peguen.

Para que la gente los escuche y los recuerde.

Y te las resumo a continuación...

Simple

Tu mensaje debe ser lo más simple posible. Debemos crear ideas simples y profundas.

Menos es más. Si comunicas 10 ideas, cada uno recibe el 10% de la atención. Si comunicas 1, recibe el 100%.

Ponen de ejemplo los autores lo que se llama en el ejército de los Estados Unidos la “intención del comandante”. Y es que cuando los soldados por algún motivo tienen que tomar una decisión sin su superior, deben pensar cuál era la intención de comandante y en base a eso decidir.

Así que debes lanzarte a encontrar el núcleo o la idea central de tu mensaje. Encuentra lo esencial -- no más de 3 cosas.

Puedes usar analogías, ayudan a tener un 90% de la idea. Una analogía es una explicación así: “Es como X pero con Y.”

Ejemplo: Imagina cómo explicaban en el siglo XX qué es la televisión a alguien que todavía no había visto un aparato de TV...“La televisión es como la radio pero con imágenes 

Parte de lo que saben y ahí comparas con lo nuevo.

Beneficio: La gente queda queriendo más.

Inesperado

Para ser pegajoso, tu mensaje debe violar las expectativas de las gente.

Ser contraintuitivo.  

De esta forma provocamos sorpresa -una emoción cuya función biológica es incrementar la alerta y el foco- para obtener la atención de la gente.

La sorpresa ocurre cuando nuestra máquina de adivinar falla.

Enfocamos nuestra atención a esa falla para mejorar nuestra máquina de adivinar y poder subsistir.

¿Cómo provocamos sorpresa?

Establece un patrón, un camino. Tu lector sabe qué va a pasar y luego rompe esa expectativa. Entonces generas atención.

Pero la sorpresa no podrá mantener la atención por mucho tiempo. Para que la idea se “pegue”, debemos generar interés y curiosidad.

Entonces debemos agregar una “brecha de curiosidad”. Un misterio del cual tu lector quiera saber la respuesta.

Todos quieren saber qué pasa al final. Esto mantiene la ATENCIÓN. Por eso los programas de chimentos dejan para el final contar la noticia. Los policiales revelan al final quién es el asesino.  

Los misterios son poderosos porque crean la necesidad de cierre.  El momento "Ajá!" es mucho más satisfactorio si lo sigue al momento    "Ah?". Necesitamos responder preguntas y cerrar patrones abiertos.

¿Cómo genero entonces sorpresa y curiosidad?

Comunica el mensaje de forma que rompa la máquina de adivinar de tu audiencia. ¿Cuáles son las implicaciones inesperadas de tu mensaje central?

Luego remarca que hay cierta información que ellos están perdiéndose. No hay que resumir, hay que crear interés en saber algo. Dales a la gente una historia previa como para que les importe estarse perdiendo de esa información.  Dales contexto.

"Esto es lo que sabés, esto es lo que te estás perdiendo".  

Concreto

Debes explicar tus ideas en términos de información sensorial. De acciones humanas.

Las ideas pegajosas son naturalmente imágenes concretas porque nuestro cerebro está programado para recordar datos concretos. Estamos programados para sentir por gente o por cosas, pero no por abstracciones.  

Lo concreto es más fácil de recordar. Si quieres ser memorable, úsalo.

Hay una vieja norma no escrita en redacción de guiones para cine y TV, y dice “muestra, no digas”.  “Show don't tell” en inglés. No digas que tu protagonista está triste, sino hazlo llorar.

Estamos acostumbrados a usar abstracciones. En la escuela, cuantas más palabras abstractas usábamos más inteligente éramos. Ahora, lo abstracto no genera imágenes en la cabeza.

Si lees “Lleva tu carrera al próximo nivel”, no te imaginas nada. Pero si te digo “Ocupa la oficina con el ventanal y baño privado”, sí te lo imaginas.  

Son los mensajes concretos vs. las palabras abstractas.

Comprueba, ¿lo puedes ver?  

Sino cambia la forma en que lo escribes hasta que sí lo puedas ver. Utiliza lenguaje vívido y palabras sensoriales.

Creíble

Tu mensaje debe ser creíble.

Para ello, compáralo con otras cosas que conocemos. Dales un contexto.

Usa comparaciones. Analogías. Metáforas. Símiles.  

Ejemplo: Cada vez que hay una Macbook más delgada, en el sitio web hay una imagen de otra Macbook al lado. Al comparar, puedes ver qué tan fina se está haciendo.

Lo vemos. Es creíble.

Utiliza credenciales comprobables. Hacen que la gente se convenza sola. Ej. “Comprobado por el instituto de la piel.” O “La empresa que cuida la seguridad del Tesoro nacional”, si cuidan ahí, seguro que pueden cuidar tu traslado de valores.

Utiliza detalles. Aumentan la credibilidad.  Busca detalles que simbolicen y soporten nuestra idea central.

Utiliza estadísticas. Nos ayudan a contextualizar dentro de una escala concreta.

Utiliza analogías. Como dijimos antes, pintan una imagen y ayudan a entender en una comparación con algo conocido.

Emocional

Las emociones hacen que a tu lector le importe tu mensaje.

Muchas ideas se suben a cococho de emociones que ya existen.

¿Cómo usar emociones?

Primero piensa en qué emoción quieres que tu audiencia sienta: felicidad, enojo, entusiasmo, sorpresa.

Luego, descifra cómo atizar esa emoción.

Utiliza la técnica de “Los 3 ¿Porqués?” para llegar al centro de su emoción.

Ejemplo:

1) Quiero que mi lector sienta entusiasmo por viajar, así le vendo un paquete a Europa.

2) ¿Por qué quiere viajar a Europa?

Para conocer lugares en donde nunca estuvo.

    ¿Por qué quiere estar en lugares donde nunca estuvo?

Para sentirse aventurero.

    ¿Por qué quiere sentirse aventurero?

Para sentirse vivo, y joven, y lleno de posibilidades.

Entonces tu texto puede decir:

Hey aventurero… el mundo está lleno de posibilidades. ¿Por qué dejarlas pasar? … Vive Europa este verano

Estas características se adaptan a todo tipo de textos. No solo el publicitario. Este es sólo un ejemplo de muchos que podría darte.

Si pones a tu lector, en el centro de la escena, mostrándoles los beneficios, lo tangible, los detalles, vas a llegar a esa emoción que buscas.

Historias

La última de las 6 características de los mensajes pegajosos que describen los hermanos Heath, son las historias.

Las historias son como simuladores de vuelo para el cerebro. No es lo mismo que hacer algo, pero es lo que más se le parece.

Las historias creíbles hacen que la gente crea.

Las historias emocionales hacen que a la gente le importe.

Las historias son poderosas porque provee el contexto donde no hay lugar para prosa abstracta.

Este es el rol de la historia: poner la información en un marco que se parece más a la vida real, más verdadero a nuestra vida diaria.

Los Heath dicen que hay tres tipos de argumentos básicos:

  • El de DESAFÍO: nos inspiran porque apelan a nuestra perseverancia y coraje. Nos hacen querer trabajar más, enfrentar nuevos desafíos y superar obstáculos.
  • El de CONEXIÓN: Gente que desarrolla una relación y conecta la grieta, racial, de clase, étnica, demográfica, religiosa. Nos inspiran socialmente, nos hacen querer ayudar a otros, ser más tolerantes, amar a otros. Relacionarnos con otros.
  • El de CREATIVIDAD: Sobre alguien pensando en algo genial e innovador, resolviendo un problema ancestral.  Lo MacGyver. Mostrar cómo un problema actual puede cambiar, hablar de las posibilidades.

Con una historia, enganchas a tu audiencia, la envuelves con tu idea, le pides que participen contigo. Enganchas la voz dentro de la cabeza de tu audiencia. No ignores esa vocecita, sino trabaja en armonía con ella.

Las historias son naturalmente pegajosas. Poseen todas las características que hablamos antes.  

Son simples, concretas, emocionales, inesperadas, creíbles.

No deben ser grandes historias, sino las  las correctas.

Entonces resumimos cómo se usan estas características

Para que una idea se pegue, debés hacer que la audiencia:

  1. Preste atención (Inesperado)
  2. Entienda y recuerde (Concreto, Simple)
  3. Crea y concuerde (Creíble)
  4. Le importe (Emocional)
  5. Pueda actuar al respecto  (Historia)

Así que el próximo mensaje que envíes a tus lectores, el próximo email que le mandes a tu lista, o el próximo posteo a tus seguidores, intenta pegotearlo de estas características pegajosas.

Si es muy complejo, empieza de a una. Hasta que te salga naturalmente así, y agrega la otra.

Y me cuentas en los comentarios si tus lectores se pegan más o no...

La maldición que está evitando que enganches a tu lector (y cómo quitártela)

Cuando tenía 17 años pasé un mes en Londres estudiando inglés…

El primer día de clases, fui con todos mis nervios al instituto. Yo no hablaba bien inglés. Por suerte, conocí a una costarricense divertidísima que también iba a tomar clases de inglés. Inmediatamente conectamos y nos fuimos después del instituto por ahí. Londres, menos de 20 años, latinas ruidosas. ¿Qué otra opción teníamos?

Pero cuando volví a la casa de Miss Hocking, la señora amable, delgada y con un corte de pelo bob canoso que le daba un aire inglés imposible de superar. Ella y su hermano me estaban esperando para comer con cara de pocos amigos. Habían esperado dos horas sentados a la mesa. Yo nunca me hubiera imaginado que ellos me esperarían.

Y ellos nunca se hubieran imaginado que yo no les iba a avisar si planeaba llegar tarde.

Sufrimos... “la maldición del conocimiento” en primera persona.

Suena tremendo, ¿no?

Y lo peor es que nos pasa muy seguido en nuestros textos.

¿Cómo hacer para evitarla?

Te la explico aquí…

¿Cuál es el problema de comunicación que te lleva a algo así?

Se lo conoce como ¨la maldición del conocimiento¨.

Sucede cuando el que escribe -- o habla -- supone que el que lee está pensando lo mismo.

Tiene en su cabeza exactamente el mismo tema.

Está en la misma página.

Sin darse cuenta que nunca que no lo están entendiendo.

Por ejemplo, tengo una amiga que le encanta ser sarcástica al escribir mensajes de texto. Relaciona lo que dice con alguna charla que tuvimos hace tiempo -- que nunca recuerdo. Y me quedo con la pieza del Puzzle en la mano sin saber a dónde va…

Como si el amargado de siempre no supiera, ¿no?¨

Y empiezo a pensar… ¿De quién habla? ¿Qué amargado? ¿Qué sabe y se hace el que no? -- Finalmente me resigno, sé que sufre de un cuadro agudo de maldición del conocimiento, y respondo un genérico “Jajaja”. Listo.

¿Su mensaje llegó? No.

El que lo escribe lo entiende porque tiene todo el contexto y el objeto en su cabeza. El que lee -- que está manejando, contestándole al hijo dónde exactamente en la mochila está el Tamagochi y pensando qué va a cocinar para la noche no tiene el espacio mental para interpretar algo menos que CLARO.

¿Qué le pasa a tu lector cuando debe interpretar algo no claro?

Se da por vencido al inicio. Los textos poco claros, sin contexto, sin las aclaraciones necesarias provocan una carga cognitiva que no estamos dispuestos a soportar.

Por eso según estadísticas, los visitantes se toman entre 3 y 5 segundos para decidir si se quedan o se van de un sitio web. Si no lo entienden, se van.

Si lo entienden y no les interesa, se van. Pero ese no era tu target. Ahora, si un visitante que forma parte de tu target se va porque no entiende tu sitio web, es una catástrofe. Sobre todo por todo el trabajo que toma que lleguen a tu sitio en primer lugar. Estás tirando dinero al inodoro.

¿Cómo lograr que la maldición no hechice tus textos?

Da a luz un texto claro

Primero, debes intentar conscientemente ser claro al escribir. Ponerte en el lugar de tu lector, considerar dónde está en relación a lo que sabe, y a dónde lo quieres hacer llegar. Y lo tomas de la mano con dulzura, conduciéndolo paso a paso por un camino que tú conoces y él no.

Realiza la prueba de La Siesta

Una vez que termines de escribir, deja descansar el texto. Y vuelve a él unos días después. Y cuando lo leas, piensa en tu lector.

Ponte nuevamente en su lugar e intenta leer tu texto con ojos frescos. Intenta descubrir los aspectos que no entendería. Que solo tú los entiendes porque los escribes con ellos en la cabeza.

Vas a descubrir que muchas modificaciones son necesarias. Es una forma como escritor, de editar tu propio trabajo. Los traductores utilizan la misma técnica. Le dicen “dejar descansar la traducción”.

En el conocimiento empieza la cura

Eso dice Freud. Que cuando descubrimos cuál es el origen de nuestro problema, ya empezamos a curarnos, a mejorar.

Lo mismo pasa con la maldición del conocimiento.

Ahora que conoces que existe, cómo funciona y cómo nos ciega, vamos a empezar a estar atentos y ser capaces de evitarla desde el inicio.

Antes que una situación embarazosa como que te esperen dos horas con hambre, te suceda.

Antes que tus lectores salgan de tu página en menos de 5 segundos.

Ya empezaste a librarte de la maldición….

Los blogs pequeñitos, los blogs épicos, y los blogs resúmenes, son los ingredientes perfectos para que no dejes describir ni un día. Aprende utilizar los aquí.

Como blogueros muchas veces nos encontramos ante la posibilidad de escribir de temas pequeños muy pequeños o temas enormes largos poste o se picos. Apart cómo blogueros muchas veces nos encontramos ante la posibilidad de escribir de temas pequeños muy pequeños o temas enormes largos post Eos épicos.

Un tema pequeño puede ser muy valioso para tu lector. Puedes destilar la esencia de algo.

Analizarlo en su mínima expresión. Por ejemplo si escribes sobre moda, puedes hacer un post Teo sobre cinturones un tema pequeño puede ser muy valioso para tu lector. Puedes destilar la esencia de algo. Analizarlo en su mínima expresión. Por ejemplo si escribe sobre moda, puedes hacer un post Teo sobre cinturones

de verano. No hace falta que analices toda la colección de verano de las pasarelas europeas. Simplemente con agrandar ese pequeño tema de los cinturones de verano puede generar un contenido rico y atractivo. Puedes lograr lograr que un tema mínimo sea deleitado por tu lector con toda la importancia que puede llegar a tener.

Así también hay grandes temas, temas que hacen falta que estén en tu blog como experta. Por ejemplo como se analiza toda la línea de moda de las pasarelas europeas de los 10 más grandes diseñadores del momento. No está mal. Si es un blog post épico, te compone como autoridad.

Lo puedes utilizar para intercambiarlos por los mails de tus lectores.

Lo puedes utilizar para que los republiquen en otros medios y obtener las audiencias esos medios en tu sitio.

Puedes hacer un post Teo que sea una colección organizada de todos tus otros post Eos pequeños. Y que vaya llevando de la mano a tu lector por todos los temas que en tu área son importantes y que ya trataste anteriormente.

Estos post Eos son imprescindibles para una navegación inteligente de tu sitio, para que le expliques y lo guíes de la mano a tu lector entre toda la maraña de contenidos que fuiste produciendo lo va a lo largo del tiempo.

Pero los temas pequeños también son imprescindibles para que puedas hablar de los detalles que le agregan pasión a tu tema para que puedas hablar de los descubrimientos que haces tu como experto en tu área, para que puedas entusiasmar con lo más mínimo y le contagio es el mismo entusiasmo a tu lector.

O sea que día día bloquea como te salga por ejemplo en este blog mío te estoy simplemente contando la diferencia y la importancia de tener bloques pequeñitos, blogs como colecciones de otros blogs, y blogs épicos.

Así que si un día no tienes de qué hablar fíjate en esos detalles pequeños, en esos temas tan pequeños que ni siquiera están en tu lista de temas escribir. Y escribe sobre ellos. Agrégales tu color tu pasión tu punto de vista.

Mientras sea para llevar de la mano a tu lector a conocer más en profundidad ese tema que les apasiona los dos también vale y vale mucho. No dejes de hacerlo.

Como yo no dejo de escribir sobre este tema pequeñito. De los blogs pequeñitos.

Esta es la función más importante que tienes con tus publicaciones de blog (y no debes descuidarla)

¿Alguna vez te preguntaste cuál es tu función como bloggero? ¿Como escritor?

Eres el guía turístico de tu lector.

Sabes dónde quiere llegar tu lector, pero no sabe cómo hacerlo. Tu eres el encargado de indicarle el camino.

¿Cómo lo haces?

Sigue leyendo y te lo explico...

Decide cuál es el mejor camino por donde llevarlo

Marca un camino y mientras lo tomas de la mano y avanzan juntos, le vas explicando qué es qué cosa. Tal vez a lo lejos divises un atractivo turístico que le mencionas pero no visitan por falta de tiempo.

Tal vez haya lugares que no valga la pena detenerse.

Ve haciendo paradas en tu recorrido

Cada tanto detienen el colectivo y bajan tus lectores. Recorren el lugar, viven de cerca la experiencia, y te escuchan atentamente tu explicación.

Estas paradas las haces en tu texto marcándolas con subtítulos.

Es necesario que cortes la información que escribes. Que la hagas amigable. Que dejes que tus lectores descansen y tengan tiempo para procesar la información.

Los subtítulos hacen que un recorrido intenso parezca más amigable. Sea más comprensible.

Explica claramente teniendo en cuenta que tu lector no sabe nada

No vas a poder explicar todos los rincones de la ciudad, pero sí cada lugar de interés que pases en tu recorrido.

Se claro y conciso. Intenta explicar de forma simple pero sin descuidar que tus lectores son turistas. Es la primera vez que pisan tu tierra. Intenta ponerte en su lugar. Explica lo relevante y su contexto. Que tu información sume por sobre la información que manejan ellos.

No dejes nada importante del recorrido sin explicar.

Selecciona los lugares imprescindible,  y deja el resto afuera. No puedes hacerlos recorrer toda la ciudad. No da el tiempo y no es tu función estar con tus lectores un mes entero. Tienes unas horas para recorrer la ciudad. Tienes unos minutos para explicar algo por escrito.

Selecciona lo que vale a pena explicar para poder llegar al final del recorrido.

Se entretenido en tus relatos

Debes intentar entretener a tus turistas. Contarles anécdotas de color, tradiciones que no conocen, pequeñas historias que hacen a los secretos del lugar.

En tu texto debes entretener a tu lector. Agregar metáforas para darle color y detalles a tu relato. Historias para engancharlos. Datos duros y estadísticas para que conozcan y confíen en tu relato.

Agrega sustancia a tus textos. Esto lo mantiene entretenido.

Y cuando llegues no olvides venderles otras excursiones

Tal vez haya terminado el recorrido. Están todos cansados pero felices. Llegaron. Entendieron. Ahora conocen un lugar nuevo.

Y tu cumpliste tu misión de forma brillante.

Pero no olvides que este lugar es grande y atractivo. Por eso te dedicas a este tema. Y tienes muchos recorridos más para llevarlos a tus turistas a conocer.

Invítalos a suscribirse a tus novedades. Así no se pierden ningún recorrido.

Puedes ofrecerle una guía de bolsillo a cambio. Para que se vayan empapando del tema y quieran hacer otros recorridos.

Son tus turistas. No los dejes escapar. No dejes que se vayan al siguiente recorrido con tu competencia.

Pide algo. Pide seguir en contacto. Pide que te den su email. Pide el poder ofrecerles el próximo recorrido.

Y prepara el próximo tour desde ahora.

El secreto que las inmobiliarias conocen y tu no deberías ignorar en tus textos

¿Cuál es el secreto?

Como dice el viejo adagio...

Location, location, location….

via GIPHY

Ubicación, ubicación, ubicación….

Los locales en esquina son más caros. Las casas en esquinas nos más caras. Los hoteles en Downtown son más caros.

La ubicación de una propiedad hace a su valor. Lo multiplica o lo atomiza.

¿Y cómo aplicas este secreto en tus textos?

Aquí te lo explico…

Aprovecha el valor inmobiliario en tu texto

En tu texto, el valor inmobiliario sube en los lugares donde por naturaleza, los ojos de los lectores prestan más atención.

Podríamos decir entonces que “downtown” es:

El título y los subtítulos

Aquí es donde está el dinero.

Si no enganchas a tu lector en el título, todo lo que viene atrás no tiene ningún valor. Nadie lo ve.

Todo tu esfuerzo y trabajo al tacho porque no supiste aprovechar el lugar más valioso de tu texto. En tu sitio web, en tu posteo, en tu email.

Es de vital importancia que el título enganche a tu lector.

Y que los subtítulos mantengan al lector interesado. Que lo enganchen permanentemente hasta el final.

Y las esquinas de tu texto son:

El inicio de cada párrafo...

Cada uno de tus párrafos debe tener el peso del significado adelante.

No des vueltas esperando a revelar el misterio al final como en una novela.

El lector usualmente escanea un texto. Salta de subtítulo en subtítulo y si lo engancha empieza a leer el párrafo. Si le dices algo que no tiene substancia, que da vueltas o que ya sabe, lo pierdes. Salta al otro subtítulo.

Coloca lo más jugoso de tu mensaje primero. Siempre. Lo más interesante. Lo más importante. Adelante.

La primer palabra de tu oración debe ser...

Poderosa. Que esta primer palabra del párrafo y de todas las oraciones importantes de tus textos sean palabras poderosas.

Que muestren algo concreto.

Que sean un verbo de acción:

“No dejes de llamarnos al 0800”

vs

“Llámanos al 0800” ó “Disca 0800”

ó

“Entonces, piensa en cómo colocar lo más jugoso de tu mensaje primero”

vs

“Coloca lo más jugoso de tu mensaje primero”.

Que sea un sustantivo concreto:

“Vive la alegría que nuestro circo trae”

vs

“Risas y carcajadas de principio a fin en el circo”

Que sea un adjetivo concreto:

“Que tu belleza no pase a segundo plano luego de los 40”

vs.

“Uñas impecables, cabello vibrante, piel de porcelana… con 40 años que nadie adivinará”

Aprovechar estos espacios valiosos en un texto, toma esfuerzo y tiempo pero lo vale.

Ya conoces el secreto, ahora practica, practica, practica...

Y desarrollarás un ojo de agente inmobiliario.

Estas no son reglas fijas.

Aplica estos consejos cuando te sea posible y sobre todo en los textos más importantes. En los que tienen más ojos y tiempo de tus lectores.

En tu página principal, en los perfiles en redes  y en tus páginas de ventas --tal vez no te tengas que obsesionar con esto en cada uno de tus publicaciones en el blog.

Como todo hábito, con el tiempo lo vas a empezar a aplicar sin que sea intencional…

¿Cuál es el próximo paso?

Reubica en tus mensajes más importantes, en los títulos, subtítulos e inicios de párrafos y oraciones a las palabras más poderosas y concretas que encuentres.

Y verás cómo más clientes entran a tu local atraídos por una buena ubicación…

Esta técnica te permitirá rescatar todos esos textos salen sin planearlo

Tienes unas inexplicables ganas de escribir….

Colocas tus dedos sobre el teclado y te dejas llevar.  

Cuando terminas estás satisfecha,  te sacaste un peso de encima. Te vas a dormir casi flotando….

Pero al otro día… al volver para publicar tu texto….  no entiendes nada. Es un bodoque de palabras una detrás de la otra, sin lógica, ni sentido.

¿¿¿¿Qué hacer????

No te desesperes. Aquí te explico una técnica fantástica para darle la forma adecuada a tu texto y servírselo de la manera más deliciosa a tus lectores.

El Esquema Reverso

¿Por dónde empezamos?

Si es posible, imprime el texto. Ese bloque cementicio de palabras.

Aléjate de tu computadora con lápices de colores o resaltadores.

Siéntate en un lugar  tranquilo, y lánzate a la tarea de encontrar los núcleos temáticos de tocaste

Los lápices de colores son para que marques qué temas se relacionan entre sí. Cuando aparece otro tema, cambia el color.

Deberías terminar con una hoja escrita y coloreada o marcada con distintos colores en distintas partes de la hoja.

Como cada color es un tema distinto, y  tienes detectado los temas que tocaste en tu diatriba.

Si son muchos colores y temas distintos, elige solamente algunos. Tres, cinco. No más. Y deja los pequeños para otra publicación.  

¿ Y ahora qué hacemos con este colorinche que tenemos en la mano?

Mata a tus queridas

Stephen King, en su libro “Mientras escribo” le llama a este proceso “matar a tus queridas”. Dice que un escritor se enamora de sus palabras,  y que aunque sea duro, si están de más, debes matarlas.

Relee tu texto y cada parte que no encaje en uno de los temas principales que elegiste tocar, mátalo con el botón BORRAR.

O lo copias en otro documento para desarrollarlos en otro texto.

¿Y ahora?

A ordenar a lo Marie Kondo

Encuentra una lógica para presentar tus ideas en orden cronológico,  y reordena todo tu texto de acuerdo a esa lógica.

¿Qué sabe tu lector antes de leer tu texto? ¿Dónde está y a dónde quieres que llegue? Y sobre todo, ¿cuál es el camino más directo para guiarlo hasta ahí?

Con este criterio ordena tus temas. Siempre piensa en tu lector y su punto de vista. No te dejes hechizar por la “maldición del conocimiento”, que es simplemente olvidarse cómo se sentía cuando uno no sabía algo.

Listo, todo en orden… pero, ¿qué pasa si al matar a nuestras queridas y ordenar nos quedamos con un texto demasiado flaco?

Agrega sustancia a tu texto

Ya tienes en tus manos un esquema claro y lógico de lo que querías decir.  Temas puntuales que puedes tocar para llevar a tu lector a donde quieres.

Evalúa si es necesario o posible agregarle ejemplos,  citas de personajes famosos o expertos en tu materia, datos o estadísticas.

También puedes agregarle  historias o metáforas que le den color y sabor a tu texto.

Todo esto le dará sustancia. Cuerpo. Porte.

Luego edita como siempre:

Leyendo en voz fuerte y rectificando.

Aprovecha tus ganas de expresarte

No siempre tenemos la suerte de escribir hasta vaciarnos....

Usualmente, empezar con un esquema es una forma rápida y organizada de estructurar algo para escribir.  Pero cuando la inspiración nos sorprende, las ganas de decir algo que nos enoja o alegra nos posee, el impulso por dar nuestra opinión nos gana, y terminamos con un texto que no lo buscamos pero llegó, es como una bendición.

Es casi como los hijos. Algunos los buscamos,  y otros nos sorprenden... pero a todos hay que darles el mismo amor y cuidados.

Así que aprovecha todo lo que escribes.

Generar contenido es importante para construir la relación con tus clientes actuales y para que tus futuros clientes te encuentren.

Y conserva la técnica del esquema reverso bien a mano….

Esta herramienta para atraer lectores es el secreto mejor guardado del oficio (¿Lo quieres conocer?)

.

Bianca está contenta con lo que escribió…

Está bien documentado, no tiene errores -- ya lo leyó en voz fuerte tres veces--y le da orgullo haber cerrado el concepto al final como lo hizo.

Ahora… le gustaría agregarle algo para lograr hacerlo más tentador.

Está demasiado bueno como para pasar desapercibido.

¿Qué puede hacer?

Usar el secreto mejor guardado del oficio:

Atraemos con curiosidad.

¿Te muestro cómo?

La curiosidad es un arma poderosa

Es innato en nosotros el deseo de completar los espacios en blanco.

Lo que no sabemos. Descubrir la pieza del rompecabezas que falta.

La curiosidad nos domina. Y es tan efectiva en la vida real como en un texto. Un mensaje “¡Te tengo que contar algo!!!” es suficiente para dejar Netflix y enfrentar el frío del exterior para encontrarte con la amiga que te lo mandó. Un “¿A que no sabes quién vino esta mañana?” es suficiente para que dejemos de caminar al baño y nos escondamos en el box de tu amiga de la oficina. Un “mañana te tengo una sorpresa” de tu novio basta como para que empieces a elegir nombres de bebés.  

Ahhh … la curiosidad.

Entonces, a esta arma tan poderosa, a esta herramienta que mueve montañas, a este gran secreto, lo tenemos que usar en nuestros textos.

¿Donde lo usamos?

  • En los títulos de tu blog y de tus mails.
  • En los subtítulos de tus textos.
  • En los cuerpos de tu nota y de tus mails.

Y en todas las otras formas con las que te comuniques con tus clientes y puedas agregarla.

Sigue leyendo que analizamos al detalle...

La curiosidad en el título

El título es un lugar clave para agregar curiosidad.

Si tu título no logra atraer la atención de tu lector, todo el trabajo que pusiste escribiendo una nota fue en vano.

¿Cómo agregar curiosidad en un título?

Las fórmulas de títulos efectivas, tienen incorporados elementos de curiosidad. Pero es bueno siempre potenciarlos:

El título del Secreto

“Este es el secreto mejor guardado por los cantantes antes de salir al escenario”

No hay nada con ser directo para lograr algo. Y esto lo logra. Escribir “Secreto” en el título nos arponea la curiosidad a cien metros.

La fórmula “Esto”/ “Esta ….”

“Éstos tips van a hacer cambiar tu forma de titular”

¿Cuáles? ¿ Qué tips? Estas es típica forma de titular para generar curiosidad pura. Aduces algo pero sin nombrarlo, dejas la respuesta para el cuerpo de la nota.  

Título contradictorio

“Porqué sólo necesitas hacer gimnasia 2 horas por semana?”

Cada vez que escuchamos el último informe de la Organización Mundial de la Salud, ese número crece como pasto en verano. Pero sin embargo, aquí nos dicen que no es así…  ¿porqué? Esa contradicción a nuestras expectativas engancha la curiosidad.

El título “Cómo lograr X”

Este título tiene inherentemente un componente de curiosidad. Todos queremos saber cómo hacer algo.  Sobre todo en nuestro campo o temas de interés.

Título de lista

“7 formas fáciles de hacer una imágen para tu presentación”

Aunque la curiosidad no es lo más fuerte en los títulos de listas, también genera curiosidad. Será la duda de porqué ese número y no otro. Será simplemente el querer conocer las fórmulas. Pero también genera curiosidad.

El título del referente

“Entérate cómo Cuarón logra entrar en los Oscar todos los años”

“Los 7 ejercicios que mantienen a Paulina Rubio tan en forma”

“Los consejos de Luis Miguel para proyectar la voz”.

Nuestros ídolos nos generan una curiosidad con todos los aspectos de su vida. Queremos conocerlos, saber de ellos hasta el mínimo detalle.

Listo el título. Check! ¿Y ahora qué?

La curiosidad en los subtítulos

Tus subtítulos hacen gran parte del esfuerzo para mantener a tus lectores enganchados. Deben ser seductores. Deben convertir a los escaneadores en lectores. Deben detener a los ojos distraídos y agarrarlos en una línea.

Un subtítulo es como un título pero más simple. Más corto.

Tip: Intenta mantener una estructura similar en todos.

Ejemplo:

Título:

Cómo pintar tu casa sola y en un finde

Subtítulos:

La verdad de tu situación (estás mejor de lo que crees)

Los elementos que vas a necesitar (y ni te imaginas)

El procedimiento menos pensando (y ni te vas a agitar)

Los subtítulos son un lugar ideal para agregar curiosidad y mantener a tu lector enganchado.

¿Sabes dónde más puedes agregar curiosidad?

La curiosidad en el cuerpo de tu texto

¿Quieres mantener a tus lectores sentados en el borde de la silla hasta que terminen de leer tu nota?

Una vez que logramos que entren en nuestra nota, la curiosidad sigue siendo un super pegamento para los ojos de nuestro lectores.

¿Cómo?

Plantando “semillas de curiosidad” esparcidas en tu texto. Este concepto lo acuñó Joe Sugarman, uno de los grandes Copywriters del siglo pasado.

Agregar preguntas. Un misterio. Una sugerencia. Un empujoncito. Un enigma. Una incertidumbre.

“Al final de cada párrafo, pon una frase corta que ofrece una razón para que el lector lea el siguiente párrafo. Yo utilizo “Pero hay más”, “Sigue leyendo”, “Pero esto no se detuvo ahí”, “Déjame explicar”, “Ahora viene la mejor parte”...

Joe Sugarman - The Adweek Handbook

Puedes agregar semillas de curiosidad en todas partes. Sobre todo al final de los párrafos o bloques separados por subtítulos.

Agrega curiosidad en tus páginas web, tu emilas, los títulos, tus publicaciones. Los lectores no dejarán de leer hasta que hayan dado por satisfecha su curiosidad.

¿Y quieres saber porqué?....

(Yo también 😉 )

Conviertete en jardinero de tus textos

Siembra semillas de curiosidad en todos lados.

Practica, practica, practica.

Cada vez que escribas un título de nota o de email, agrega curiosidad. Cuando sigas escribiendo el texto, agrega curiosidad.

Así tientas a tus lectores a seguir leyendo hasta el final.

Agregar curiosidad a tus textos es como agregar sal a las comidas…  no hay que pasarse pero siempre un poquito esparcido parejo hace cualquier plato sabroso.

Cómo lograr la atención de tu lector – “Probado científicamente”

Ya lo han leído todo…

Ya han visto los hilos de las marionetas, y nada los sorprende.

Ya saben cuando vas a venderles algo antes que empieces. Por eso sus ojos escanean. Por eso entran y salen de tu página antes de los 3 segundos. Por eso no responden tus emails.

Pero a la indiferencia de James Bond la vamos a combatir con un arma secreta… y no incluye un bikini dorado.

¿Te muestro cual?

La ciencia ha comprobado esto….

La característica es lo que hace prestar atención a nuestro cerebro es:

La Sorpresa

Lo novedoso es altamente efectivo para lograr que el cerebro automáticamente presta atención. Al encontrarse con algo nuevo, con algo que le causa sorpresa, el cerebro produce dopamina. Tal vez a ti las sorpresas no te gusten, pero a tu cerebro sí.

¿Y cómo sorprendemos en redacción?

Contradiciendo las expectativas.

Si escribimos palabras que siempre van encadenadas juntas, frases repetidas o clichés, en ningún momento estamos contradiciendo las expectativas del lector.

Entonces la dopamina no se dispara y nuestro cerebro no presta atención.

¿Cómo logramos sorprender a nuestro cerebro en los textos escritos?

Puedes esforzarte en cambiar lo predecible en las siguientes situaciones:

Elección de palabras

Algunas palabras siempre van juntas como mejores amigas en una escuela. Nuestro trabajo es buscarle compañeras nuevas.

Por ejemplo:

“Ofrecemos un servicio de clase mundial”

Vs.

“Nuestro servicio viaja en primera y toma champagne”.

Combinación sustantivo y adjetivo

Selecciona un sustantivo y un adjetivo que usualmente van juntos y cambia uno de ellos.

Ejemplo:

“Tiene una casa de cuento de hadas”

Vs.

“Tiene una casa digna de la princesa Leia”.

Palabras potentes

Una redacción normal, casi mediocre, es la que siempre espera cerebro.

Pero si logramos cambiar una de las palabras por su versión más poderosa, le damos al cerebro la sorpresa que está necesitando.

Ejemplo:

“Servicios de contabilidad para cumplir con tus vencimientos impositivos”.

Vs.

“Servicio de contabilidad para seducir a los impuestos y dejarlos boca abierta”.

El tono de voz

Esto depende de la libertad con la que puedas lograr escribir a tu audiencia. Depende de tu personalidad, del estilo que le quieras dar a tu empresa o a tus productos, y de la emoción que quieras transmitir en ese mensaje puntual.

Ejemplo:

“Gracias por suscribirte. Te enviaremos nuestro Newsletter mensualmente”.

Vs.

“Ya te pasaste al lado oscuro. Nuestros planes secretos se envían una vez al mes en nuestro Newsletter. La galaxia será nuestra”.

Estructura

Piensa cómo organizas tu texto. Si es convencionalmente, si así se hace siempre, si es como te lo enseñaron... No lo hagas.

Ejemplo:

“Shane es fundador y CEO FunThemes. Cuando no está pensando en nuevas formas de crear magníficos plugins  para WordPress, practica artes marciales y da conferencias sobre marketing”.

Vs.

“Shane.

Perfeccionista obsesivo -- en recuperación.

Hechicero de plugins para WordPress.

Experto artista marcial -- ya retirado.

Habla de marketing cada vez que mueve los labios.

Shane,

orgullosamente,

nuestro CEO”.

Empieza dar a disparar la dopamina de tus lectores.

El primer paso para poder cambiar tu texto y lograr que llame la atención y que venda, es analizar en detalle cuán predecibles son tus palabras. En qué momento tu lector está escuchando en su cabeza una palabra, aún antes de leerla.

A esa palabra, dale caza con mira telescópica. Y si se te escapa, envíale el drone. Pero que no se salve.

Sorprende a tus lectores.

Muéstrales algo nuevo que nunca hayan visto antes.

Que lean algo inesperado.

Déjate llevar por tu locura y tu libertad. Internet no es la Enciclopedia Británica. Aprovéchalo.

Tus palabras deben ayudarte a vender más, a llamar la atención y a poner a tu horda de futuros fans en la pista correcta.

Sorpréndelos.

>