¿No se te ocurre de qué escribir? Éstas 8 técnicas van a ser tu manantial mágico de ideas

 Tienes que escribir un posteo en tus redes. Un artículo que te pidieron. Tu blog.

Abres un archivo .doc fresquito. Estás listo. Pero después de 5 minutos, el cursor sigue en el mismo lugar y la página sigue en blanco.  ¿Porqué es tan difícil pensar en algo original para escribir?

Miras una notificación de Instagram, sólo una te dices. Pero a la media hora, cuando vuelves a mirar la página, todo sigue en blanco.

No sabes qué escribir que sea atractivo, original o mínimamente publicable.

Esta lista de técnicas te va a servir para derrotar la página en blanco 

1 - El elefante rosa en la habitación

Una frase conocida dice “el elefante rosa en la habitación” aludiendo a un tema del que nadie quiere hablar, a pesar de lo obvio que es.

Al hablar de un tema que es escabroso o nadie menciona, por temor a ofender al otro, por costumbre o por no saber cómo hacerlo, sorprendes a tu lector.

La sorpresa es instintiva y nos lleva a prestar atención. Ocurrió algo que no esperabas y tienes que tomar una decisión rápido: huir si es peligroso o combatir si no te queda otra. En un evento así, el cerebro segrega sustancias que mejoran la memoria para recordar el evento y aprender para el futuro. Así hemos logrado sobrevivir hasta ahora como especie.

Sorprender es esencial para llamar la atención de tu lector y que recuerde lo que dices.

Una forma segura de sorprender es ir en contra de las expectativas. La expectativa es que nadie hable de ese tema. Pero ahí vienes tú a hablar del elefante rosa en la habitación. Gran sorpresa.

Ejemplo:

Tienes que escribir un posteo promocionando una dieta baja en carbohidratos.

Nadie dice que una dieta así, en algún momento, deja de ser saludable. El lector espera que le digas Las dietas bajas en carbohidratos son seguras y no pasa nada si la practicas varios meses seguidos. Lo que no esperan que les digas es “Seguro que el cuerpo necesita carbohidratos y algo falta en tu alimentación. Por eso debes complementar tu dieta con vitaminas especiales.

2 - Crea una lista de experiencias

Tus experiencias personales te van a servir para crear contenidos originales, metáforas o dar toques únicos a tus textos.

Las metáforas personales le dan vida a cualquier texto. Lo muestran en 3D, le agregan personajes y diálogos. Resuenan con tu lector, que dice ¨a mi me pasa lo mismo¨.

Usar metáforas no es fácil, pero mejora con la práctica.

Es muy distinto decir: ¨este proyecto cuenta con etapas sucesivas que no pueden saltearse¨, a ¨este proyecto es como el vestirse, tenemos que ponernos primero la camiseta, luego el sweater y al final la chaqueta. Cambiar el orden lleva a un mal resultado (y a una camiseta estirada)¨.

A todo se puede agregar metáforas para hacerlo más vívido, expresivo y contundente. Desde un SMS hasta presentaciones formales.

El problema que todos tenemos es dónde conseguir buenas metáforas.

Una técnica muy útil, es anotar tus experiencias al final del día, pero encontrándoles una interpretación.

Ejemplos:

a-Experiencia: Fuiste al cine.

Observaciones: la gente se compra tremendos baldes de pochoclos, que no terminan y en la casa se hacen esponjosos. ¿Porqué pochoclo o no otra cosa? La gente entra ilusionada por ver una gran película, aunque saben que es probable que salgan diciendo “me gustó más o menos”. Hay un entusiasmo y un ambiente especial en el cine. Es como una burbuja.

Siempre fuiste al cine y viste que pasa eso que hoy observaste en detalle. Pero ahora anótalo. Búscale significados, preguntas que te surjan, cosas curiosas que no se cuestionan sino que se aceptan. Compara con otras situaciones. Puedes hasta ponerle etiquetas a tus observaciones, como: “entusiasmo”, “exceso”, “lugares comunes”.

Luego si debes escribir sobre la nueva versión de un App puedes decir:

“La versión 3.1 es como ir al cine y en vez de pochoclos te ofrezcan tortas sabrosas y smoothies de frutas, una propuesta mejoradora que no te lo esperas”.

b- Experiencia: Te pasaste mirando Netflix toda la tarde.

Observaciones: No hacer nada útil. Se siente bien en el momento, pero luego no tanto. ¿No estaré perdiendo mucho el tiempo? Bueno, trabajé de lunes a viernes.

Etiquetas: No merecer. Perder tiempo. Diversión. Recompensa.

Luego si debes escribir un posteo para un bar, puedes decir:

“Aunque creas que no te mereces una noche de diversión con amigos, luego de estar tirado mirando Netflix toda la tarde. Está todo que hiciste bien antes y nunca tuvo recompensa. Todavía tienes ese crédito, ven esta noche.…”

3 - Ve a hacer shopping de ideas

Esta técnica me la dijo Marie Forleo. Lee revistas que no sean de tu misma industria, sitios web o redes sociales de empresas que no estén en tu rubro. Lee libros, mira TV o escucha música.

En todos lados hay ideas. Búscalas deliberadamente, a propósito.

Adáptalas, no copies palabra por palabra. Sólo inspírate. Pero ojo, que no sea de tu competencia o de tu industria porque puede parecer plagio. Una vez contrate un diseñador gráfico para hacer un logo de una empresa agropecuaria y me presentó un diseño idéntico al de otra empresa agropecuaria que estaba físicamente al lado. Decepción. 

Casi todo está inventado, escrito, creado. Somos demasiados y nos conectamos mucho.  Lo que podemos hacer es adaptar lo que existe en otros rubros a nuestro tema y con nuestra perspectiva única. Eso ya se gana el cartel de original.

4 - Haz una orgía de palabras

Esta técnica me la dijo Laura Belgray. Es como un vómito de asociaciones libres. Una palabra que traiga a la otra, y esa otra a otra. Y así seguir hasta juntar una cantidad considerable de ideas.

Es como un juego: Mesa. Vaso.  Agua. Mar. Playa. Bikini. Abdominales. Grasa. Asado. Postre. Chocolate. Suiza. Guardia. Rojo. Fuego. China. Mandarín. Gentío.

Ya tienes una fila de temas para asociar cuando escribes tu texto.

5 - Busca el tema en Google Images e inspiráte en las imágenes que te muestra

Busca las palabras que describen el tema del que vas a escribir en Google Images. Asociá las imágenes que surgen. Estamos buscando inspiración.

Ejemplo: Blog sobre desayuno saludable

Búsqueda en Google Images: “desayuno saludable”

Resultados:

Técnicas para crear temas e ideas de qué escribir

Asociación en base a las imágenes:

Título de tu nota:¨¿Sin ideas para tus mañanas saludables? La clave es el color¨

Y hablas de la conveniencia de buscar la mayor cantidad de colores distintos posibles. Puedes inventar una escala: 2 colores más o menos saludable, 4 colores bien saludable y  6 colores el Premio Nobel de lo saludable. También puedes inventar la hipótesis de que no hacen falta recetas, hacen falta colores.

Podrías seguir con la misma técnica más profundo. Buscá “colorido” y sigue inspirándote. Ganas no sólo en inspiración para escribir sino en la fuerza que tiene escribir de cosas concretas, que tu lector pueda pintar en su mente tu relato.  

6 - Practica la técnica del Flujo de Conciencia

El Flujo de Conciencia es del campo de la Literatura. Es volcar todos los pensamientos y sentimientos diversos que pasan por tu mente en la página sin ningún tipo de reflexión. Es un tren de pensamientos. Usualmente son personales, como un monólogo interior o soliloquio. Aunque también se podría aplicar a algún personaje. Virginia Woolf escribió “Un Cuarto Propio” con esta técnica. James Joyce, Marcel Proust y Henry James entre muchos otros practicaron esta técnica en algunas partes de sus obras.

Básicamente te sientas en tu teclado o con un lápiz y papel y escribes todo lo que se te ocurra. Puede salir mucha basura, pero luego escarbando puedes encontrar esa joyita que inspira un texto diferente.  

Si estás estancado, mueve los dedos aunque no tengas qué decir. Lo que sea que salga te puede inspirar de manera muy original.

7 -  Pregunta a tu audiencia sobre sus miedos, frustraciones, metas y sueños

Llama a clientes, charla con amigos que sean tu target, lee forums o comentarios en redes propias o de la competencia.

Tu misión es descubrir miedos, frustraciones, metas y sueños. Estos cuatro temas son los que hacen mover a las personas, hacia algo o alejarse de algo. Lo que te mueve, te importa. Y a lo que te importa, le prestas atención.  

Anota las palabras exactas que usan, así empiezas a hablar con el lenguaje propio de tu público. Puedes usarlas literalmente o para inspirarte.

8 - Asociación forzada

Mi favorita. Eleges una hoja al azar del diccionario, lee la primer palabra que aparezca y la asocias de alguna forma con tu tema.

Si realmente no se puede hacer ningún tipo de asociación, pasas a la siguiente. O vuelves a elegir otra hoja al azar. Puedes hacerlo con cualquier libro o revista. A mí me gusta el diccionario porque los temas son muy variados.

Te vas a divertir y vas a ejercitar tu imaginación.

Todos tenemos ideas creativas, hay que saber cómo hacerlas salir

Estas técnicas lo hacen.

Piensa en lo que no se dice, en tus experiencias, mira otras industrias, inspírate en imágenes, déjate llevar por un flujo de conciencia, usa asociación libre o forzada.

Siéntate ya con lápiz y papel o un documento nuevo y prueba cada técnica. Vas a encontrar tu manantial mágico de ideas.  

Y tus amigos se van a preguntar de dónde sacas tanta creatividad. 

>