¿Por dónde empiezo?...

Se pregunta Carla cada vez que se sienta a empezar su nota. Se levanta, se prepara un café y riega las macetas del balcón. Se sienta nuevamente y sigue la hoja en blanco, con la gran pregunta sin contestar, ¿por dónde empiezo?

A muchos la introducción nos demanda un esfuerzo extra. La pensamos. La dejamos para después. La garabateamos con palabras sueltas y esperamos que las musas nos ayuden. 

¿Cómo empiezo a explicar lo que quiero decir?

Como cualquier parte de un texto, la introducción tiene elementos, fórmulas y trampitas que si las conocemos, se hace muy fácil escribirla. ¿Te las cuento? 

¿Qué es una Introducción?

Después del título y tal vez un subtítulo aclaratorio, viene la introducción. 

La introducción es la primera parte de un texto. Puede ser corta o larga. El escritor le “vende” al lector el tema que va a tratar. 

Si es ficción, la introducción muestra la vida como es, antes que suceda lo que sucede en la historia. El estado de cosas. Presenta a los personajes y da pistas hacia dónde va la historia. 

Si es un ensayo académico, la introducción muestra el tipo de hipótesis que se persiguen y el método que se usa para comprobarla. 

Si es no ficción como un posteo, o un libro de interés general, el autor anuncia el problema del que va a hablar, y promete mostrar al lector una solución. 

Aquí voy a explicarte la introducción en no ficción. O sea en posteos 

de blog y notas de interés general.  

La introducción debe tentar al lector 

Recuerda que la introducción tiene la función de “enganchar” al lector. De prometer un texto ameno, divertido y fácil de leer. Estamos compitiendo contra el video aquí señores, no podemos darnos el lujo de bloques de textos abstractos y extensos. 

Luego en el cuerpo del texto cumples entregando lo que prometiste en la introducción. Y en el final le das el empujoncito de aliento para implementar o poner en práctica lo que aprendió. 

Cómo escribir una Introducción

La introducción tiene partes que pueden variar de acuerdo al tema, pero como guía general, piensa que tiene 3 partes:

Primera parte: 

Pinta una escena del problema que enfrenta tu lector.

Describes los miedos o frustraciones, los sueños y deseos que pueda tener tu lector

Estás encerrada y ya no aguantas ni a tus hijos… y eso que siempre te pensaste una buena madre… Aquí te muestro 7 pasos para que relajes y empieces a disfrutar el encierro familiar”.

Segunda parte: 

Empatizas con tu lector. 

Les haces saber que entiendes su problema. Genera un sentimiento bueno a tu lector.

A mí también me pasó lo mismo. Pero elegí no sentirme culpable…

Tercera parte: 

Le aseguras que sabes cómo solucionar su problema.

Muestras un destino feliz que se puede alcanzar. Le haces una promesa.

Muestras que sabes cómo hacerlo. Porque lo viviste. Porque lo estudiaste. Porque tienes estadísticas. Porque otra gente opina que los ayudaste. 

“Si sigues mis consejos, de forma fácil vas a lograr …”

Como siempre, asegúrate de agregar un Llamado a la Acción o CTA al final de tu introducción. De pedirle a tu lector que siga leyendo.

“Aquí te cuento cómo lograrlo…”

“Sigue leyendo y te enteras.”

“¿Te interesa? Empecemos…”

¿Cómo hacer una introducción tentadora? 

Para escribir una gran introducción, en forma y en sustancia, puedes agregar elementos que la hagan más tentadora. Como por ejemplo:

  1. Hablar de tú, vos, usted a tu lector
  2. Entretejer una historia en tu texto
  3. Usar metáforas o analogías visuales 
  4. El truco John Lennon
  5. Agregar perguntas
  6. Generar curiosidad
  7. Sorprender con algo inesperado
  8. “Seamos honestos”
  9. Primera línea impensada

Sigue leyendo y te detallo cada elemento:

1) Háblale de “tú” a tu lector

Agrega la palabra más importante para tu lector:  Tú.

Esta palabra mágica coloca al lector en el centro de lo que sea. Del problema que intenta resolver, de la historia que se está contando, de la imagen o metáfora que se pinta. 

Y es la forma más poderosa que puedes involucrar a tu lector en el texto (¿viste que dije ¨a tu lector¨ y no ¨al lector¨?).

Úsa generosamente el tú, usted, vos, a tí, tuyo. Es como el queso rallado sobre un plato de pastas, nunca puede ser demasiado. 

2) Entreteje una historia  en tu texto

Las historias sumergen al lector como un imán imposible de resistir. 

Sobre todo en una introducción, una historia tiene un gran poder de atracción. Sumerge en tierras coloridas a un lector que probablemente está en medio de su rutina, con el excel abierto y esperando una llamada de trabajo. Tierra fértil.

No hace falta que sea una gran historia. Puede ser una escena. Una acción. 

Uno de los avisos más importantes de la historia del Copywriting es este:

Y dice:
“Todos se rieron cuando me senté al piano…. Pero cuando empecé a tocar…"

Más allá de que tiene otros ingredientes como deseos profundos, identificación, búsqueda de validación social (¡Hola Instagram!), sobre todo tiene una escena que pinta en la mente del lector ese momento. 

Un pedacito de historia. Una fiesta. Gente bien vestida. Tragos. Luces brillantes del salón. Tragos. Y el protagonista que deja a todos con la boca abierta. 

Es una historia contada en una línea.

3) Agrega una metáfora o analogía visual

Las metáforas, símiles y analogías sirven para comparar algo abstracto, con elementos más concretos y familiares. Así ayudan a que la información sea más fácil de entender y recordar. 

Nos enganchan porque demuestran de forma fácil y atractiva, un tema. Y tienen el elemento de lo concreto, la imagen, la película, a la que todos nos sentimos tan atraídos.  (*Cómo la pegaste Netflix*)

4) El truco John Lennon

Empezar cualquier texto con “Imagina”, hace que tu lector se zambulla de cabeza en lo que sea que quieras contar. Una historia, una situación, una solución. Una de las canciones más lindas del la historia. 

Mira por ejemplo cómo utiliza este recurso una empresa digital, para una búsqueda laboral:

 “Imagina el subidón que vas a sentir si cada video que publicas tiene miles de vistas instantáneamente…”

Me encanta. ¡Quiero el subidón de trabajar en ThriveThemes.com!

Y así es como empieza un email Amy Porterfield …

Imagina Año Nuevo 2019… a horas del 2020.

Tomando champagne con amigos y familia, reflexionando sobre el año increíble que pasó y te cambió la vida…..

Y lo termina diciendo que eso no va a pasar a menos que su lectora tome la decisión ese día de inscribirse en su webinar, en el que le va a vender uno de sus cursos que va a llevar al posible cliente a esa vida que ya imaginó desde el principio.

Poderoso… ¿no?

5) Agrega una pregunta 

¿Por qué es tan importante agregar preguntas? Porque enganchan. Y mucho. 

Estamos programados para responder preguntas y lo hacemos involuntariamente. 

¿Será que viene de cuando éramos chicos y nos obligaban a contestar preguntas tontas? 

-¿Cómo te llamas?

-Clarita, contéstale al señor.

-Cadita…

-Ahh pero qué lindo nombre ¿Y cuántos añitos tienes?

-Clarita, dile al señor que tienes 4 años.

-Cato…

Volviendo a las preguntas, si están en un lugar prominente, título, asunto, homepage, intenta que tu pregunta sea sobre un problema o frustración, un interés o sueño de tu lector. Ejemplo:

¿Te gustaría deshacerte de esos sabañones este invierno y todos por venir?

¿Cuándo fue la última vez que le digiste al espejo “Estoy hecha una diosa”?

¿Sigues soñando con levantarte a la madrugada, meditar y salir a correr antes de ir a trabajar, pero todos los días sigues durmiendo como una marmota sin atisbo de fuerza de voluntad?

¿La chica que te gusta ni sabe que existes?

6) Genera curiosidad

Muestra que tienes algo para contar que el lector no sabe. Pero debería saber. 

La curiosidad natural del ser humano --incontrolable en algunos individuos--, más el miedo a perderse de algo que uno no sabe, harán el truco. 

Voy a demostrar que comer tortas y chocolates mejoran nuestra salud y estado físico. 

Cuando los pájaros migran, es el mejor momento para establecer metas de trabajo duraderas. Y te explico por qué. 

 Mirar Netflix nos hace más atractivos ante el sexo opuesto por éstas cinco razones.  

Cuidado con cruzar la línea de los desagradables clickbaits. O sea, las carnadas para clics. Esos títulos como:

A que no te imaginas qué come Luis Miguel para tener energía masculina. Y luego el artículo habla de agregar cúrcuma a las comidas.  Los clickbaits no sirven porque funcionan unas cuantas veces,  y luego ya nadie te cree. *Pastorcito mentiroso*.

7) Sorprende con algo inesperado

Es prima hermana de la curiosidad de arriba. 

Intenta romper las expectativas del lector y sorpréndelo. Esto le va a dar un toque de dopamina que lo va a atraer a tu contenido.

Intenta enfocar tu tema desde un ángulo que lo haga contraintuitivo. Busca las tendencias de tu industria y di justamente lo contrario, adaptándolo lógicamente a tu nota. 

Por ejemplo, ahora sabemos que hacer ejercicio regularmente no es sólo cosa de gusanos de gimnasio sino que todos deberíamos hacerlo. Podemos empezar una introducción así:

Deja de pagar cuotas de gimnasios a los que faltas desde la segunda clase. Mejor, intenta con el sedentarismo inteligente. Acá te lo explico. 

Y tal vez te largas a hablar de cómo es importante buscar actividades físicas que uno disfrute, aunque sean menos que lo conveniente. Que es una estrategia a largo plazo. 

El punto con la curiosidad o con ir en contra de las expectativas, es lograr picar el interés para convencer al lector de darte un voto de confianza. De seguir leyendo. Luego está en ti  y en la calidad de tu contenido el cumplir y retenerlo. No es clickbait o mentir para que hagan clic. Es mostrar la misma información de forma más interesante. 

Es diferenciarte. 

8) El truco “Seamos honestos”

Oh oh… esa frase nos hace detenernos. 

Prestar atención. 

Seamos honestos. Todos nos sentimos impostores. 

Seamos honestos. La rutina mata el amor. 

Seamos honestos, hacemos gimnasia para ser más atractivos, no más saludables. 

Estos dos palabras nos ayudan a decir algo políticamente incorrecto. Algo que no se dice habitualmente y que causa sorpresa al romper el status quo de lo que “se dice”. 

9) Que la primer línea sea corta

Este es el consejo más importante de todos --lo coloco al final para que te quede el sabor en la boca, como un postre.

Según Joe Sugarman, un gran maestro del Copywriting, la primer línea de cualquier texto debe ser corta. 

Casi incompleta. 

¿Por qué? Porque una frase corta requiere menos esfuerzo de tu lector. 

Una frase así es tan fácil de leer que es irresistible a los ojos. Y el lector entra, casi sin querer, en un resbaladero. En la historia que uno quiere contar. 

¿Cómo son esas frases? 

Ni te lo imaginas…

Tal vez lo que te voy a contar te sorprenda. 

Esto siempre pasa…

Ya lo veía venir. 

Mención de Honor al Gran Paladín del Enganche
El Título. 
Viene antes de la introducción. Es IM-POR-TAN-TÍ-SI-MO.
Si no convence a tu lector que tu nota le interesa, entonces todo el esfuerzo que hiciste para escribir una introducción crocante y tentadora, lo puedes ir haciendo un bollito y encestándolo en el tacho de basura. 
Aquí te dejo mi mini guía muy detallada para que escribas títulos irresistibles y adictivos. Descárgala gratis. 

Error común que debes evitar en una introducción

Empezar con relleno y no con un puñetazo. 

No empieces con palabras vagas en las que caemos por costumbre. Cosas obvias o palabras relleno. El lector pierde tiempo y se va en 3 segundos.  

Ejemplos:

-Hay…

-Antes que nada...

-Es común pensar que ….

-Primero vamos a explicar X y luego vamos a ahondar en Y.

-En el artículo de hoy, quiero detenerme a reflexionar, primero en la importancia del contexto actual, y luego en el fenómeno en sí. 

Lo óptimo: empieza con la idea principal. Directa, sin almohadones que aminoren el impacto. No subestimes al lector. Ni en su inteligencia , ni en su tiempo.

El poder de la introducción 

Muchos escritores recomiendan empezar por el cuerpo de tu texto y dejar la introducción para el final. Para cuando sabes exactamente qué vas a tratar. O para cuando estés descansado y con energía para escribirla porque es la parte más importante del texto. 

Yo siempre escribo la introducción antes que nada. Y luego vuelvo y la modifico si es necesario cuando edito el texto. 

Yo creo que la introducción tiene poder en sí misma. 

Es el poder de empezar algo. Es la fuerza del envión. Empezar tu texto. Aunque sea un borrador o unas cuantas ideas desordenadas. 

Escribir la introducción significa dejar atrás la página en blanco. Dejar de dar vueltas y buscar excusas inconscientes para no escribir. 

Es como una carrera, una vez que sonó el disparo, hay que dar el primer paso. Y luego, lo único que te queda es dar el segundo. 

Te puede tomar unas horas, o te puede tomar semanas. Es tu elección. Pero la carrera empieza cuando escribiste la introducción. 

Marisa

hola,

¿Te gustaría conectar con tus clientes y vender más? ¿Que te presten atención y estén encantados de comprarte? Yo te ayudo a usar las palabras exactas para lograrlo. ¿Cómo? Con palabras vivas, poderosas, que llamen la atención y conmuevan. Descarga mis mini-guías gratis "Cómo escribir un Tagline que venda" y "Escribe Como Profesional en 10 Simples Pasos" y recibe más info para aumentar clics y ventas.


También te puede interesar...

¡No te pierdas mis posteos nuevos

o alguna buena historia!

 Subscríbete a mi newsletter 

>