¿No sabes cómo empezar a escribir? 3 técnicas infalibles

Escribir, algunas veces, no sale tan naturalmente.

¿No te pasa a tí también?… El cursor titilando o la lapicera golpeteando el block de hojas... en blanco.

Tal vez sean los posteos en redes, o en los mails a tu seguidores. Tal vez sea esa idea que te ronda, o ese libro que hay adentro tuyo y que no terminas de encontrarle la punta al ovillo.

“Siéntate en la máquina de escribir y sangra”.

Ernest Hemingway

Existe una técnica infalible que podemos copiar para nuestra área. Para empezar algo que no sabemos ni cómo hacerlo...

Marie Kondo, la gran gurú del orden doméstico, tiene una técnica para empezar a ordenar. Tirar todo en una pila en el centro de la habitación, lo que esté en los estantes, en los cajones, en cajas. Todo. --Ella lo divide por temas, o ropa, o libros, o papeles.

Una vez que tienes esa pila de mier... cosas, empiezas armar ordenar a donde va cada cosa. Tal vez haces pilas, descartas lo que no sirve y le encuentras un lugar adecuado a lo que sí va.

Del mismo modo se hace en redacción… ¿te muestro?

No se pueden editar las ideas en la cabeza

¿Sabes lo que sí se puede editar? Las palabras escritas. Por muy mal escritas que están.

Anne Lamott introduce en su libro “Bird by bird” el concepto del  “shitty first draft”. O sea, el primer borrador de mierda. Luego este concepto lo repiten muchos expertos en redacción.

Anne Lamott dice que todos grandes escritores escriben un primer borrador de mierda. Luego lo revisan y logran un segundo borrador bueno. Lo revisan y logran un tercer borrador genial.

Si te refrenas, editas mientras escribes, luego borras, vuelves a escribir, está mal, borras, lo dices de otra forma, pero vuelvo porque lo quiero decir distinto, no sale, borro, sigo en la primer palabra, más bien la primer letra… empiezas a pensar que no lo vas a poder hacer. Que no sabes escribir ni qué escribir. Que todos los otros lo hacen mejor. Que tú sólo te puedes dedicar a golpearte la cabeza contra el marco de la puerta de aluminio. De canto. Pero seguro que eso también te saldría mal. Sin gracia.

A todos nos pasa.  

No permitas al perfeccionista que vive en tí que te asfixie tu primer borrador de mierda. Calla esa voz en tu cabeza. Y sólo escribe. Lo que se te ocurra. Luego en la edición lo puedes volver a llamar para que ayude a embellecer el texto.

“De hecho, la única forma en la que puedo escribir algo, lo que sea, es escribiendo un primer borrador de verdad de mierda.”

Anne Lamott

Técnicas para escribir mierda

1) “Shitty first draft” ó ese primer borrador de mierda

Escribes todo lo que se te viene a la mente. Este primer borrador es como un hijo pequeño en casa. Lo dejas retozar por todos lados, dejas que se ensucie, le festejas cuando dice malas palabras -- que aprende contigo cuando manejas. Sabes que nadie verá este borrador y que luego le vas a dar forma en la edición, y sale prolijo, limpito y bien portado.

Pones todo en papel. Cuando digas todo lo que puedas decir y vuelcas todas las ideas que se conectan… pregúntate “¿Cómo puedo mejorar este texto?”

¿Qué saco?

¿Cómo lo ordeno para que sea entendible?

¿Qué palabras cambio para que sea más atractivo?

Nadie nunca va a saber que al principio, tu texto era una pila de mierda.

2) Mapa mental donde tirar todo + “Quiero decir que….”

Si aún con la intención de escribir mierda, no te salen las ideas, tal vez sea útil empezar con un mapa mental o mindmap.

Un mindmap registra distintas ideas y las relaciones que tienen entre sí. Piensa en una telaraña, donde en el centro escribes el tema general. O la primer idea que se te cruce.

Luego sigue agregando más ideas, palabras, frases, dibujos, que tengan relación con la idea central. En todas direcciones. Es como que las ideas tienen hijitos. Luego busca agruparlas en temas comunes. Elige lo que te puede servir y descarta lo que no.

Para este tipo de ejercicios creativos, recomiendan los expertos alejarse de la compu. Así que con papel y lápiz, escóndete en algún lugar donde puedas pensar -- un Starbucks, el balcón, debajo de un árbol, el asiento trasero de tu auto.

¿Cómo vuelcas la telaraña en el papel?

Completa la oración “Quiero decir que…”.

Y escribe lo que te salga. De la forma en la que te salga. Aunque parezca ordinario, hablado o poco profesional. Luego lo mejoras. Tal vez hasta lo cambias entero. Pero ya tienes una base.

3) Corriente de Conciencia + Timer

Esta técnica se conoce en redacción creativa y en inglés como stream of consciousness. Traducido por mí como“corriente de conciencia”. Grandes autores como Virginia Wolf o James Joyce escribieron obras enteras así.  

El objetivo es escribir todo lo que te viene a la mente. Sin cortar ideas o editar en el momento. Todo lo que viene a la mente baja al papel. Sin filtros. Sin orden. Sin decoro. Sin apretar nunca el botón “Volver”.

Es como un arroyo donde pasa el agua sin parar. Ni una gota se detiene por nada. El agua corre y corre.

¿Cómo puedes convertir el arroyo en un río caudaloso?

Activa el temporizador del celular (aunque lo más recomendable es que el celular no esté cerca cuando escribes), o un timer de cocina. Que suene en 25, 15 ó 5 minutos -- lo que te funcione a tí. Este plazo, te va a forzar a concentrarte en el objetivo. *Sólo me quedan cinco abdominales.* Ejem, no, escribir. Y escribes. Lo que sea que te venga a la cabeza.

Escribes.

Escribes.

Escribes.

Hasta que suene la alarma.

No importa qué escribes. Importa verter palabras en papel o un doc tooooodo ese tiempo.

Te va a maravillar lo que puedes producir de esta forma.  

Confía en el proceso

Muchas veces, parte de no saber qué escribir es debido a no aplicar un sistema probado. Técnicas validadas. Un proceso.

Creemos que los que escriben divertido, ocurrente y lleno de chispa, son seres tocados con la varita mágica del hada madrina de Cenicienta después de bajar cinco kilos. Se sientan y escriben un texto ingenioso de 1.500 palabras en cinco minutos, mientras menean una copa de Brandy en la mano y ríen llevando la cabeza -- perfectamente peinada -- hacia atrás.

Y no es así.

Los grandes escritores, los marketineros ingeniosos, nuestros bloggeros ídolos, revisan sus texto muchísimas veces. Editan. Usan técnicas como éstas -- conocen otras que todavía no conocemos pero ya se las vamos a extirpar.

¿Qué proceso básico podemos usar?

  1. Escribir un borrador. Con las técnicas de arriba u otras.
  1. Reorganizar de forma lógica las partes de borrador. Los párrafos. Las oraciones. Que vaya de A, a B a C de forma razonable.

  2. Editar línea a línea.

Quitar lo que sobra, la grasa. Cambiar palabras comunes por palabras que muestren personalidad y hagan brillar el texto. Revisar ortografía y puntuación.

Arroja toda la mierda al centro y verás que no huele tan mal

Como Marie Kondo, descarga toda la mierda en el centro de tu mindmap o de tu documento. Y empieza a escribir.

Tapale la boca a tu crítico interno. Ese perfeccionista que da vuelta los ojos hacia atrás en la primer línea que no brilla al instante y te deja horas mirando esa página en blanco.

Dile a ese chiquitín que se tome un break y vuelva para cuando vayas a editar. Que ahora vas a escribir tu magnífico primer borrador de mierda.

Ese que sí … se puede editar.

>