Cómo lograr la atención de tu lector – “Probado científicamente”

Ya lo han leído todo…

Ya han visto los hilos de las marionetas, y nada los sorprende.

Ya saben cuando vas a venderles algo antes que empieces. Por eso sus ojos escanean. Por eso entran y salen de tu página antes de los 3 segundos. Por eso no responden tus emails.

Pero a la indiferencia de James Bond la vamos a combatir con un arma secreta… y no incluye un bikini dorado.

¿Te muestro cual?

La ciencia ha comprobado esto….

La característica es lo que hace prestar atención a nuestro cerebro es:

La Sorpresa

Lo novedoso es altamente efectivo para lograr que el cerebro automáticamente presta atención. Al encontrarse con algo nuevo, con algo que le causa sorpresa, el cerebro produce dopamina. Tal vez a ti las sorpresas no te gusten, pero a tu cerebro sí.

¿Y cómo sorprendemos en redacción?

Contradiciendo las expectativas.

Si escribimos palabras que siempre van encadenadas juntas, frases repetidas o clichés, en ningún momento estamos contradiciendo las expectativas del lector.

Entonces la dopamina no se dispara y nuestro cerebro no presta atención.

¿Cómo logramos sorprender a nuestro cerebro en los textos escritos?

Puedes esforzarte en cambiar lo predecible en las siguientes situaciones:

Elección de palabras

Algunas palabras siempre van juntas como mejores amigas en una escuela. Nuestro trabajo es buscarle compañeras nuevas.

Por ejemplo:

“Ofrecemos un servicio de clase mundial”

Vs.

“Nuestro servicio viaja en primera y toma champagne”.

Combinación sustantivo y adjetivo

Selecciona un sustantivo y un adjetivo que usualmente van juntos y cambia uno de ellos.

Ejemplo:

“Tiene una casa de cuento de hadas”

Vs.

“Tiene una casa digna de la princesa Leia”.

Palabras potentes

Una redacción normal, casi mediocre, es la que siempre espera cerebro.

Pero si logramos cambiar una de las palabras por su versión más poderosa, le damos al cerebro la sorpresa que está necesitando.

Ejemplo:

“Servicios de contabilidad para cumplir con tus vencimientos impositivos”.

Vs.

“Servicio de contabilidad para seducir a los impuestos y dejarlos boca abierta”.

El tono de voz

Esto depende de la libertad con la que puedas lograr escribir a tu audiencia. Depende de tu personalidad, del estilo que le quieras dar a tu empresa o a tus productos, y de la emoción que quieras transmitir en ese mensaje puntual.

Ejemplo:

“Gracias por suscribirte. Te enviaremos nuestro Newsletter mensualmente”.

Vs.

“Ya te pasaste al lado oscuro. Nuestros planes secretos se envían una vez al mes en nuestro Newsletter. La galaxia será nuestra”.

Estructura

Piensa cómo organizas tu texto. Si es convencionalmente, si así se hace siempre, si es como te lo enseñaron... No lo hagas.

Ejemplo:

“Shane es fundador y CEO FunThemes. Cuando no está pensando en nuevas formas de crear magníficos plugins  para WordPress, practica artes marciales y da conferencias sobre marketing”.

Vs.

“Shane.

Perfeccionista obsesivo -- en recuperación.

Hechicero de plugins para WordPress.

Experto artista marcial -- ya retirado.

Habla de marketing cada vez que mueve los labios.

Shane,

orgullosamente,

nuestro CEO”.

Empieza dar a disparar la dopamina de tus lectores.

El primer paso para poder cambiar tu texto y lograr que llame la atención y que venda, es analizar en detalle cuán predecibles son tus palabras. En qué momento tu lector está escuchando en su cabeza una palabra, aún antes de leerla.

A esa palabra, dale caza con mira telescópica. Y si se te escapa, envíale el drone. Pero que no se salve.

Sorprende a tus lectores.

Muéstrales algo nuevo que nunca hayan visto antes.

Que lean algo inesperado.

Déjate llevar por tu locura y tu libertad. Internet no es la Enciclopedia Británica. Aprovéchalo.

Tus palabras deben ayudarte a vender más, a llamar la atención y a poner a tu horda de futuros fans en la pista correcta.

Sorpréndelos.

>