Aprende sólo una fórmula de Copywriting: AIDA (no necesitas más)

¿No sería fantástico tener una fórmula que cada vez que uno la aplica, sabe exactamente qué decirle a su cliente para lograr convencerlo de lo que sea que quieras?

En Copywriting existen mucha fórmulas. Algunas muy similares entre ellas. Muchas derivadas y modificadas de las primeras y principales. AIDA es una de ellas.

AIDA es atribuída a Elias Elmo Lewis, un publicista americano de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Por ello podemos decir que AIDA es una pionera con dedos llenos de tinta y mirada clavada en el futuro.

¿En qué consiste AIDA?

AIDA es el acrónimo de los pasos que un aviso debe despertar en su lector: Atención, Interés, Deseo, Acción

Atención: Debes llamarle la atención a tu lector. Sacarlo de su rutina y lograr que se detenga y se de cuenta que existe tu oferta.

Interés: Engancharlo con algo interesante, que lo sorprenda, que no haya escuchado antes o se lo digas de una forma nueva. Le muestras beneficios y cómo tu oferta hace su vida mejor.

Deseo: Despiertas sentimientos, así quieren lo que ofreces. Así te dicen sí.

Acción: Les pides que den el próximo paso. Comprar un producto, contratar un servicio, probar por un tiempo, descargar un documento, suscribirse a tu lista.

¿Cómo se aplica esta fórmula?

Analicemos una página web que aplique AIDA en su home. Por ejemplo:

El título nos llama la atención a un tema que nos interesa. Los beneficios de ¨mensajes abiertos¨, ¨clics¨, ¨ventas¨, despierta el interés de cualquiera que necesite un servicio de Email Marketing. Luego nos aviva el deseo de ¨una estrategia de email marketing eficaz con sólo unos simples pasos¨. (¿Quién no quisiera que estos sistemas de email marketing fueran simples???) Y al final, manda la acción al lector: Mira mi video -- que seguro luego te manda a hacer otra cosa y otra cosa hasta que me compras la suscripción.

En publicidad gráfica de revistas también puede encontrar esta fórmula:

El deseo muchas veces se muestra o aviva a través de las fotos. Se sacude esa identidad aspiracional que uno tiene con las personas o las situaciones que muestran en las fotos. En este caso el deseo de sentirse exitoso y con los puños levantados en señal de ¨poderío profesional¨ de alguna forma.

Esta fórmula funciona en cualquier oferta que muestres. Tienes que adaptarla a tu necesidad personal.

Existe una modificación a esta fórmula

AIDCA:  Atención, Interés, Deseo, Convicción, Acción

Convicción es para empujar a que acepte tu oferta el indeciso. Convencer al lector que es seguro aceptar lo que propones y que tiene valor. En esta parte puedes agregar:

-Testimonios de clientes o líderes de tu industria

-Estadísticas y datos duros

-Garantías

Algunas veces, la Atención no es necesaria…

Cuando ya tienes la atención de tu lector. Ya hizo clic para seguir leyendo. Ya le llamaste la atención con un mail que va a una página de aterrizaje. Ya entró de alguna forma a tu oferta.

En estos casos, puedes saltar directamente al Interés y enumerar los beneficios de tu producto, los problemas que le solucionas, las frustraciones que le ahorras, las metas que lo ayudas a cumplir.

¿Imaginamos un ejemplo?

A ver… digamos que tú y yo pusimos una pizzería… Y queremos posicionarnos como una pizzería distinta, de calidad, con productos de sabor único. ¿Qué diríamos en un aviso?

Atención:

Pizzas con sabor a una cálida noche en Roma

Interés:

Apertura este fin de semana. Sé el primero en probar nuestras pizzas extra delgadas, disfrutar de nuestro salón estilo italiano. 30% de descuento en la semana de apertura.

Deseo:

Deja que te transportemos a la bella Italia.. olores a albahaca y tomate fresco… quesos que se contonean … disfruta una cálida noche en Roma sin alejarte de tu casa…  y saborea la auténtica pizza italiana.

Acción:

Haz tu reserva al 888 88888. Te esperamos desde este fin de semana, de Lunes a Domingos de 20 a 24 hs.

¿Nos salió, no? Somos grandes copywriters.

Mantén a AIDA presente en tu caja de herramientas

Hay un motivo por el que la pionera, AIDA, sigue siendo una fórmula básica y mundialmente conocida.

Funciona.

Dale vueltas. Practícala. Úsala.

Y seguramente siempre vas a saber qué poner en una publicación. Si hay una fórmula que te da esa seguridad, es nuestra querida AIDA.

>