Cómo escribir claro, y lograr que tus lectores hagan lo que pides

Es frustrante cuando esto pasa...

Por lo menos cuando me pasa a mí, que es seguido. ¿Y a ti?

¿Recibes mensaje de texto y que no logras entender de qué van?

Lo relees ...algo se se empieza a formar en tu cabeza...pero no. Ahh debe ser otra cosa. Mmmm… no lo creo.  Y después de darle vueltas, y para evitar un desagradable “no te entiendo”... envías una respuesta medio ambigua… la que te parecía más correcta, y en eso momento ¡ahhh… ! Ya entiendo… recién ahora. Y obvio que contestaste cualquier cosa que no tenía nada que ver.

¿¿ ¿Por qué la gente no usa comas en los mensajes de texto???

Y lo mismo nos puede pasar cuando escribimos nosotros. Puede ser que no obtengamos la respuesta que queremos, no por un problema en el mensaje, sino por cómo lo escribimos.

Por escrito, siempre necesitamos ser más claros.

¿Por qué?

No cuentas con las manos para enfatizar algo con un golpe de puño.

No está tu cara para mostrar, con la boca torcida y los párpados a medio camino, que estás siendo irónica.

No cuentas con las inflexiones de la voz para indicar dónde termina una idea y dónde comienza la otra…*y para expresar que tu “hola” significa eres un papurri  y no “que tal”.

Pero no todo está perdido *bueno, las joyas del Titanic, sí*.

Con estos dos pequeños trucos puedes lograr que tu mensaje sea claro y golpee más fuerte... *auch*

¿Te los cuento?

La herramienta más poderosa para que te entiendan

Mucha gente está acostumbrada por su trabajo o por la complejidad de las ideas que quiere expresar a escribir oraciones muy largas, con el origen, las consecuencias y las alternativas todo en una sola oración que no se detiene y agrega cláusulas dependientes como esta y luego vuelve a subir para terminar con los pensamientos previos en cada uno de los escalones de la escalera del sentido de todas las ideas que estaba hilando en esa oración y el sujeto queda enredado en los hilos de sentidos y en esa escalera y no sabe cómo bajar. *Apuesto 100 a que se pega un golpe*

Esta oración interminable que escribí, es un ejemplo de un texto que no se entiende por falta de las herramientas correctas del lenguaje escrito .

Por otro lado, creemos que la prueba de saber algo es utilizar palabras abstractas o estructuras complejas.

*Ojo, si el objetivo es impresionar a un muchacho y quedar como hiper inteligente, úsalas*. Pero, si el objetivo es comunicar un mensaje y que el que te escucha entienda --y haga lo que le dices-- debes ser clara.

¨Si no se lo puedes explicar a un niño de 6 años, no lo entiendes tú mismo”.

Albert Einstein

¿Cómo logras expresarte de forma clara?

Con el punto seguido.

El punto seguido es tu amigo.

Y la forma más fácil de dar sentido a lo que escribes, es con oraciones cortas.

Agrega puntos seguidos cada vez que puedas. Nunca vas a llegar a abusar del punto y seguido. El. Punto. Seguido. Es. Tu. Amigo. No. Lo. Olvides. *Ok, aquí abusé …*

Si te parece que realmente tienes que seguir en la misma oración, agrega comas para hacer pausas. Esas pausas hacen que el que lee, entienda el significado.

“Cuanto más larga sea la palabra, oración o párrafo, más debe el cerebro posponer el compreender ideas hasta que alcanza un punto donde todas las palabras, juntas, toman sentido. [...]  Porque requieren más trabajo mental por parte del lector, las palabras y oraciones más largas son más difíciles de leer y entender”.


Ann Hardley - “Everybody Writes

Los tests de legibilidad

Existen los test de legibilidad diseñados para indicar qué tan difícil es leer un texto. El más famoso es el método Flesch-Kincaid. Hasta está integrado al procesador de texto MS Word como una herramienta más --- y al plug-in YOAST para los nerds amantes de WordPress.

Este tipo de tests cuentan la cantidad de:

- sílabas que tienen las palabras

- palabras que tienen las oraciones

- oraciones que tienen los párrafos

En base a esos datos, calculan la mínima edad que tiene un niño capaz entender ese texto.

Para los textos en Internet, se aconseja que niños de 11 años puedan entender. ¿Porqué? Leer en pantallas, la tendencia a escanear, la atención del lector tironeada por feeds, notificaciones y oh - oh!’s disipan la capacidad de enfocarnos en lo que leemos.

El sitio Hemingway App provee esta evaluación online gratis. Principalmente sus funciones sirven para textos en inglés, pero si lo usamos en español, remarca las oraciones que son difíciles o muy difíciles de leer.

Por lo menos al principio, este tipo de herramientas pueden ser útiles. Luego confía en tu propio instinto de escritor.

¿Cómo logras potenciar al máximo tus frases cortas?

Escribir una oración que vale la pena leer, es como ponerte un hermoso vestido de gasa beige. Si lo usas para cruzar esa calle en Tokio que es el cruce peatonal más concurrido del mundo ¿quién lo va a notar? N a d i e.

Ahora, si te paras delante del  fondo blanco en un estudio fotográfico con la misma ropa, todos los detalles deliciosos de ese vestido ideal van a resaltar. La suavidad de la tela. El brillo de los hilos. Cómo flotan los pliegues cuando te mueves.  ¿Porqué? Porque tu vestido va a tener espacio en blanco alrededor.

¿Cómo agregas espacio en blanco a tu texto?

Escribe párrafos cortos. Que tengan de tres a cinco líneas.

A las ideas que quieras resaltar aíslalas en párrafos de una sola línea ---como hice arriba.  

El espacio entre párrafos debe ser visualmente mayor que el espacio entre líneas. Eso extra ayuda a mostrar que los párrafos contienen ideas distintas, que empiezan y terminan. Son como bocaditos que los puedes comer fácilmente. De a uno.

Si terminaste de escribir y tus párrafos son largos, busca la raja donde puedas desdoblar la idea, empuja tus dos pulgares hacia adentro y dividela. Puedes reordenar las palabras u oraciones para lograrlo.

Con espacio en blanco, todo tu texto respira. Leer y entender es más fácil para tu lector.

Si estás escribiendo en redes sociales, usualmente no permiten agregar espacio doble entre párrafos. Pero puedes presionar “Enter”, escribe un punto y presiona “Enter” de nuevo. Así agregas un punto entre tus párrafos y creas aire entre párrafos.

Lo más importante es que te entiendan

Si sólo una cosa aprendes de todos los trucos que existen en reacción creativa y persuasiva, que sea esta:

Escribe oraciones y párrafos cortos.

En emails, en mensajes de texto, en notas, en tu sitio web.

Estos dos trucos, son lo único que necesitas para comunicarte y que te entiendan.

Oraciones de no más de 14 palabras y párrafos de 3 a 5 líneas.

Estos dos trucos son como alimentarse a pan y agua. No será una cena elegante llena de canapés, caviar, metáforas y aliteraciones. Pero a pan y agua, se puede sobrevivir por mucho tiempo. * Y es la comida más rica, según mi mamá*

¿No sonaré básica e inexperta con frases tan simples y cortas?

Mientras seas feliz te entiendan tus clientes, ¿qué te importa que opine la gente?

El lenguaje es un ser vivo que ha estado cambiando a lo largo del tiempo. Las reglas del lenguaje son en realidad simples intentos por describirlo. No existe poder que pueda domar a esta bestia cuando se mueve. Así que aprovecha y moldea el lenguaje como lo necesites. Sobre todo en Internet.

Porque lo que importa es transmitir lo que quieras a tus lectores y seguidores.

Y que te entiendan.

>