Escribe.

Cierra los ojos y baila escribe como si nadie te pudiera ver.

Deja salir libres las palabras.

Ábrelos y anota. Publica, envía, guarda.

Escribimos para enviar mensajes, para publicar, para llegar a acuerdos… para vender, para convencer, para tener seguidores…

La vida gira en torno a palabras escritas. Y en este blog vuelco lo que voy aprendiendo para escribir mejor…

Marisa

Cómo escribir una página Sobre Mí, Sobre Nosotros o “el About” — en 2 simples pasos


¿Tenés que escribir la página Sobre Mí para tu proyecto de dar cursos online? ¿O tal vez te asignaron “escribir alguito” en la página Sobre Nosotros de tu empresa? (si sos salteña como yo seguro te lo pidieron en diminutivo). O estás discutiendo con el diseñador qué va en el About page.

La página Sobre Mí o “el About” (como se le llama cariñosamente en lenguaje interneteano), no es un engorro a padecer lo más rápido posible, como actualizar el currículum vitae después de 7 años, teñirte las raíces para la reunión de ex compañeros o entender el tutorial de Youtube en el que un indio te explica en inglés raro cómo agregarle memoria RAM a tu computadora.

El About es sorprendentemente más importante de lo que pensamos.

De acuerdo a lo que afirma el Supremo Comité Estadístico del Big Data y De Todos Los Algoritmos Intrusivos Unidos, y demás páginas especializadas en marketing digital, la página Sobre Mí, Sobre Nosotros o About page, es la segunda más visitada luego del home. 

Nada irracional.

Después de que el lector visita el home y le interesa la oferta, va derecho a ver quién es la que ofrece.

Igual que en…

“Te presento a una amiga mía soltera…” — “Dale, ¿quién es?”

“Tengo novia nueva… ” — “Que bueno, ¿quién es?

“Encontré un dermatólogo que me dio una cremita que me quita diez años” — “¡¿Quién es?! ¿Me pasás el Whatsapp?????”

En resumen: página IM-POR-TAN-TÍ-SI-MA.

¿Cómo escribo una buena Página Sobre Mí, Sobre Nosotros o About?

Puede ser más sencillo de lo que parece, y sin 10 pasos exactos que incluyen estudio de mercado, focus group y  al final contratar un ingeniero que haga el cálculo estructural del texto dentro del código HTML.

Para explicar mi método particular, primero permíteme una analogía boxística.

En esta esquina, el famoso y super autorreferencial gurú de negocios….  Gary Vee…

¿Conocés a Garvy Vee? O Gary Vaynerchuk. Es un gurú, bloggero, guía espiritual de emprendedores, que empezó vendiendo vinos por Youtube cuando a Internet sólo la usaban las universidades, y que ahora tiene miles de seguidores en todas las redes sociales que existen y en las versiones Beta de las redes que todavía no saltaron al mercado.

Gary habla de negocios, de emprendedurismo, de marketing digital y de todo lo que se le cruza.  Su mono-idea es trabajo trabajo trabajo y trabajo. “Levántate a las 5 de la mañana y no veas nunca a tus hijos, hasta que te inviten por cédula judicial a su ceremonia de graduación universitaria” y así terminarás siendo exitoso como Gary.  O en sus palabras: Grind, Husle, Grind, Husle, Grind, Husle. En ese orden y con esa asiduidad. 

O sea, con una mono-idea bastante poco original que te la pueden repetir tus abuelos, abuelas , madre y padre sin creerse los locos vanguardistas (“trabaja duro hijo mío y lograrás todo lo que quieras” ¿te suena?), tiene miles de seguidores que con 5 centímetros de separación entre labio superior e inferior, menean sus cabezas de arriba a abajo ante cada frase de Gary. Y Gary los graba y los pasa incansablemente en distintas versiones por todos sus medios (hasta cuando yo lo seguía, su hermano lo perseguía con una cámara día y noche — luego me cansé del narcisismo, autorreferencia y los nervios que me generaba atestiguar la creciente e inevitable calvicie del gurú #selfmademan #thanksbro #capilatisanticaida

Sus videos son algo así:

GARY: “Yo me levanto a las 5 AM y trabajo trabajo trabajo”

ADORADORES DE GARY: “Guau….. ¿alguien me pasa un pañuelo de papel? la boca abierta me produce descontrol salivativo…”

GARY: “Yo me acuesto a las 2 AM porque trabajo trabajo trabajo”

ADORADORES DE GARY: “No man! It’s unbelievable! Awesome man! Dude!!! Dude!!! Oh man, oh!!”

GARY: “Yo durante todo el día, trabajo trabajo trabajo”

ADORADORES DE GARY: “I love you Gary!!! I wanna be like you!!!!Oh dude!!! Dude!!! Oh man, oh!!”

Si hay alguien insoportablemente autorreferencial, ese es Gary Vee.

Yo, yo, yo. Yo hago esto. Yo quiero aquello. Yo sueño con tal cosa. Yo lo hago así. Yo, yo y yo.

Después de seguirlo un tiempo, te das cuenta que detrás de la mono-idea no hay mucho más contenido/consejo/sabiduría, y ni siquiera una media sonrisita para la foto.  Personalmente lo encuentro demasiado autorreferencial y chocante.

Y en la otra esquina, o en el otro lado del espectro posible, el gran… Joseph Campbell…

Antropólogo y pensador de mediados del siglo XX. Nunca perdió el tiempo escuchando a Gary, y seguramente Gary V cree que Joseph es dueño de una fábrica de sopas y que se levanta a las 5 de la mañana porque además de su negocio, posa para cuadros modernos.

Joseph Campbell era especialista en mitos y escribió el famoso libro “El Héroe de las Mil Caras”. Joseph plantea que todos los mitos contienen los mismos elementos, que él los ordena en lo que llama el Camino del Héroe

Las etapas del Camino del Héroe se pueden aplicar a toda historia para que sea un éxito y perdure en el tiempo como los mitos. Alguno de esos elementos son: un héroe, el mentor que lo guía, el llamado o la misión que se le plantea,  el cruzar el umbral , y muchos otros pasos  más en ese camino — que empezaron a seguir como mapa del Nuevo Mundo los grandes guionistas y narradores de nuestro tiempo. En el Camino del Héroe podés encastrar a la perfección la Guerra de las Galaxias, El Señor de los Anillos y Bridget Jones (la 1, la 2 y la 3). Toda historia que te haya gustado, tiene esos mismos elementos y casi en el mismo orden.

Entonces como siempre, vinieron unos cuantos marketineros vivos, y empezaron a adoptar el Camino del Héroe en la comunicación con los clientes. Pero de una manera muy contra-intuitiva:

El héroe no es la empresa.

El héroe es el cliente

Y todo lo que digamos debe ser dentro de ese esquema. El cliente es el héroe, que tiene un llamado o un deseo, pero encuentra obstáculos en su camino para conseguirlo. Se frustra, no sabe cómo resolver su problema. Entonces aparece la empresa que ofrece un producto como el mentor. El que empuja al héroe y lo va guiando para que él consiga lo que quiere.

Revelador. 

Por lo menos para mí que soy bastante cuadrada con las teorías, o “caída del catre” diría mi hermana.

Entonces, todo esta pelea boxística figurativa, era simplemente para contestar esta pregunta (que vueltera que soy):

¿De quién debe hablar tu página Sobre Mí o Sobre Nosotros?

De hablar sobre tu cliente.

Ella o él es el protagonista de la historia que estás vendiendo.

  • La historia es sobre la mujer que sigue tu cuenta de Instagram para que seas su mentora en cómo ordenar mejor su casa y ELLA consiga su objetivo: ser más feliz, vivir tranquila, sentir que algo está ordenado en su vida (aunque sea la casa) y vos vas a ayudarla a superar los obstáculos y hasta le vas a vender en tu Tiendanube los canastos y contenedores que necesita para llegar a su destino.
  • La historia es sobre el hombre que necesita ahora mismo una batería nueva para el auto porque se quedó en medio de la autopista y encima tiene el show de danza de su hija hoy a la tarde y no puede romperle el corazón faltando. Y vos como mentora le indicás que llame a tu número que le enviás el Auxilio en no más de 1 hora y lo ayudás a llegar con tiempo para pasar por la florería a comprarle ese bouquet que toda bailarina amateur de 8 años espera de su público.

Toda gran o pequeña historia tiene un protagonista, y para un lector/cliente/posible-futuro-comprador, sentir que el héroe o heroína o heroínes (lamentable intento de inclusivo), es él o ella, es lógico.

En nuestra vida, la protagonista es una misma. Por eso cuando te juntás con una amiga que sabe escuchar, la pasás bárbaro y cuando te juntás con el que no para de hablar terminás mirando la hora furtivamente y pensando que te vas a perder El Mentalista (on demand, así de aburrida está la cosa).

¿Qué mejor que ese héroe sea ella o él, tu cliente, y no el Gary V de turno?

Si en tu página Sobre Mí, Sobre Nosotros o About escribís al estilo Gary V, hablando de tu empresa, tu experiencia, tu historia, tu forma de hacer las cosas… tu lector va a salir corriendo.  PEEEEROOO… si le hablás de ella misma o de él mismo, su héroe favorito, tu lector va a seguir leyendo hasta llegar al final de la historia.

Y vos me dirás…

“¡Pero el que visita la página About quiere saber a quién le va a comprar y si le puede tener confianza!”

Entonces…

¿Coloco información sobre mi empresa?

Sí, exacto. Así que toda esa información de tu empresa que te salís de la vaina por gritar a los cuatro vientos, la ponés más abajo. Después de mostrarle que la heroína de la historia es ella o él, como lo hacés en cada mensaje… ¿no?… *ejem*

En vez de hacer la Gran Gary, hablando de vos, hablale a tu lector sobre cómo vas a ayudarlo a cumplir su llamado, su deseo o sueño y a superar los problemas y obstáculos que encuentre en su camino.

Mirá éstos ejemplos…

Con sutileza:

“Somos una empresa obsesionada con proveer el mejor descanso a nuestros clientes, para que tengan la energía necesaria en su día de 48 horas. Para eso, fabricamos nuestros colchones con la tecnología SoftTouchTM  única en el mercado capaz de lograr la ergonomía del cuerpo adecuada que posibilita un sueño profundo y reparador”

¿Ves? Aparece el cliente como el héroe. Muy distinto a:

“Somos una empresa que nacimos en Ramos Mejía en el garaje de nuestra abuela, luego el tío Pepe nos prestó unos mangos y nos compramos nuestra primera máquina de coser industrial. Desde entonces no paramos, y hoy somos unos grosos que vendemos a todas partes y nos gusta jugar al fútbol los fines de semana y trabajar obsesivamente… Grind grind grind en las palabras del gran Gary V que no le interesa para nada a nuestro cliente pero lo podemos mencionar porque ya a esta altura nadie sigue leyendo esta aburrida aburrida aburrida página Sobre Nosotros”.

Sí, es necesario poner información sobre la empresa, pero al ser la segunda página más visitada, hay que aprovecharla para seguir convenciendo a nuestro cliente que ella o él es la persona que más amamos en este mundo –luego de Messi y el gatito que adoptamos durante la cuarentena y nos hizo más llevadero el encierro.

Y luego, más abajo, mostrar por qué sos la persona más calificada para ser el Mentor de esta historia. Para guiar al protagonista a dónde quiere llegar.

Más abajo agregás que hace 20 años te dedicás a hacer colchones, que compraste máquinas de última generación en India –a un señor que conociste por unos videos de Youtube muy útiles– y que gracias a la tecnología SoftTouch TM, las costuras no se sienten y se logra incluir resortes más duraderos firmemente encastrados dentro de las placas de goma espuma del doble de resistencia de las anteriores, para que el cliente pueda tener un sueño profundo y que eso te hace la única empresa del mercado que logra esa calidad…

Si es un servicio o una página de un profesional…

Es extra-importante incluir información sobre esa persona, pero no copiar y copiar las aburridas páginas Sobre Mí que inundan Internet porque “así se escriben las páginas Sobre Mí”. 

No. 

Se escriben como a uno le conviene. 

Y conviene seguir vendiendo. 

Y conviene que nuestro cliente-héroe, al leer la página About, sienta que sos la respuesta a su problema. Si vendés un servicio de ordenar hogares, sienta que después de tu intervención su casa va a ser la más ordenada –**igualita que la de Inecita que se casó con el polista y tiene dos empleadas para el piso de arriba, dos para el de abajo, la arquitecta en el Speed Dial y la tía soltera que vive con ella y lo único que hace todo el día es acomodarle los adornos**.

O lo que sea que ofrezcas como servicio o producto. **Poteito, potato… tomeito, tomato…**

Entonces, llegamos al punto central…

¿Cómo se escribe una página Sobre Mí o Sobre Nosotros, o el About?

Una página About se escribe en dos simples pasos:

  1. Explicás como Mentor que sos, la forma en la que lo vas a ayudar a lograr sus objetivos y saltear los obstáculos y problemas que encuentre en su camino como Heroína de esta historia.
  2. Más abajo, desde el segundo al último párrafo, explicás de forma clara y concisa, por qué sos el Mentor ideal para lograr el punto anterior (Agréguese pergaminos, experiencia, detalles técnicos y todos los adornos de Navidad, en la cantidad deseada).

Y en este posteo anterior encuentras más info en detalle que te puede inspirar para escribir éstas dos partes de tu página Sobre Nosotros.

Y listo. Esta es la receta más simple para una gran página About.

Seguramente estarán los recetas de 10 pasos, pero al final del día –y luego de una semana de que leíste y olvidaste los 10 pasos–, acordarte de éstas dos condiciones (1-eres el mentor y 2-porqué eres el mentor indicado), es lo realmente necesario para escribir un texto muy bien resuelto.

Convertite en el Obi Wan Kenobi de tu cliente. En el Gandalf del que se topó con tu perfil en redes. En los amigos de Bridget Jones de tus lectores (¿o era el diario el mentor? ¿los objetos inanimados pueden ser mentores? Joseph… tengo una duda…)

¡Suerte Obi Wan!

Marisa

PD1: Si no lo conocés, no pierdas tiempo googleando a Gary Vaynerchuk.

PD2: Si lo adorás locamente, por favor no me mandes emails amenazándome con romper mis posters de Messi. No tenés tiempo para eso, tenés demasiado contenido online que te estás perdiendo de tu Gary.

PD3: Si googleás El Camino del Héroe, no hace falta leer el libro entero de Joseph Campbell, también es una mono-idea, pero una muy buena y original.