Escribe.

Cierra los ojos y baila escribe como si nadie te pudiera ver.

Deja salir libres las palabras.

Ábrelos y anota. Publica, envía, guarda.

Escribimos para enviar mensajes, para publicar, para llegar a acuerdos… para vender, para convencer, para tener seguidores…

La vida gira en torno a palabras escritas. Y en este blog vuelco lo que voy aprendiendo para escribir mejor…

Marisa

El poder de la Redacción Exploratoria


Un texto brillante es en realidad un pensamiento brillante.

He leído esta frase muchas veces, y me parece acertada (y hasta encantadora, como un niño de dos años ya hablando de corrido).

Pero, ¿qué pasa cuando el pensamiento es confuso y enredado?

¿Podría el texto, en vez de ser la consecuencia de un pensamiento brillante, ser el origen del mismo?

Creo que sí.

Se podría definir como Redacción Exploratoria (o “explorativa”, pero como es una palabra que no está en el diccionario de la RAE, me da vergüenza ponerla en un blog publicado).

Sigue leyendo y te cuento las distintas formas con las que se la conoce.

El Vómito Matutino

Autores de distintos rubros hablan de este tipo de textos. Ismael Cala, desde su área de desarrollo personal y gurú buena onda, habla de su “vómito matutino”. Él por las mañanas, lo primero que hace es llenar una página con todo lo que tiene en la cabeza y dice que es como vomitar sus pensamientos confusos.

Las Páginas Matutinas

Los del mambo de la productividad le llaman “páginas matutinas”. Tim Ferris, Shane Melaugh, Seth Godin, juran que escriben esas páginas para ordenar sus pensamientos y ser más productivos.

Después salen corriendo a meditar, desayunar con huevos, tocino y palta; hacer 10 minutos de estiramiento y correr 3 kilómetros; redactar sus páginas de agradecimiento y la lista de actividades del día priorizadas a la perfección, con las 3 más importantes arribe. Cuanto más fanático, más se estira la rutina matutina, a tal punto que empiezan a trabajar al atardecer ;).

Journaling

Otros le llaman “Journaling”, y aseguran que ayuda al bienestar mental. Es el viejo y querido diario que muchas niñas hemos llevado de pequeñas, con candado y llave chiquititas. Pero de grande seguro el candado es más grande y hasta le puede poner password.

Algunos como Seth Godin han pedido que quemen esas páginas cuando muera y que nadie las lea. Obvio que con ese dato, va a haber cola para leerlas. Otros recomiendan escribirlas y quemarlas uno mismo –nada de confiar en herederos.

Laura Belgray de TalkingShrimp.com escribe 750 palabras todos los días desde hace ya 10 años. Es su forma de destrabarse. De entrar en ese tren de hilvanar una palabra tras otra y deshechizar la página en blanco. Ella utiliza y recomienda el sitio 750words.com que te “obliga” a escribir mínimo esa cantidad de palabras por día.

La Basura Diaria

A mí me gusta el nombre “daily dump”. Ya ni recuerdo de dónde lo leí, pero significa “la basura diaria”. Y más o menos es así.

Todos los días escribo unos cuantos párrafos de lo que me viene a la cabeza. Lo que sea. Los demonios que intoxican el ánimo, algo que me pasó el día anterior o algún proyecto personal o profesional que como una madeja de lana enredada, le sigo la punta y lo voy desentrañando y aprolijando para entenderlo y entenderme. Luego marco con negrita las ideas principales.

Escribir sirve para entender.

Y aquí es donde viene lo de intentar un “pensamiento brillante” gracias a escribir.

Pienso en el problema, de trabajo, personal, un proyecto y empiezo a escribir. Sigo por los pros y contras, las emociones que me causan, los problemas que tengo que resolver, el orden en el que me conviene hacer las cosas, las dudas que tengo, lo que no entiendo, lo que he decidido (algunas veces repito la frase una y otra vez como Bart Simpson castigado en el colegio).

Muchas veces necesito repetir varios días la misma basura para empezar a entenderla. Pero me ayuda. Me siento más liviana. Con la cabeza libre para pensar claro. Tiré la basura a la página.

Virginia Woolf es famosa por escribir “corrientes de conciencia”. Es dejar la conciencia que cabalgue sola y desbocada, sin reglas, sin puntos seguidos. Y aunque parezca mentira, se entiende lo escrito. No es necesarias tantas normas de puntuación. Y hasta se pueden convertir en tesoros de la literatura como en el caso de Vir.

Prueba la Redacción Exploratoria –o saca la Basura Diaria

Utiliza la redacción para entenderte, convencerte, aclarar tus ideas, fijar objetivos, recordar algo en el futuro o desintoxicarte de vos misma.

Puedes hacerlo de la forma que más te sirva. Tal vez no sean textos completos sino viñetas o listas de puntos.

No hace falta seguir reglas ortográficas o de ningún tipo.

Sacá la basura de la forma que más te convenga.

¿Lo vas a intentar? Escríbime a ver si te sirve y cómo lo haces a tu manera.

Marisa