Cuando te duele una muela, en lo único que piensas es en ese dolor insoportable....

Nada más parece importar. Deshacernos de ese dolor lo antes posible. Contamos los minutos para que nos atienda un dentista y nos alivie eso que se hizo tan pero tan grande que nos ha copado toda nuestra atención.

Como escritores de los textos con los que presentamos nuestro producto, debemos conocer el dolor de muelas que aqueja a nuestros prospectos como si nos estuviera perforando la encía a nosotros mismos…

Conocer los puntos de dolor de nuestros futuros clientes es un arma superpoderosa para persuadirlos con nuestras palabras a comprar el producto…

¿Te muestro cómo?

¿Qué puntos de dolor puede tener tu cliente?

Los puntos de dolor pueden tener distintas magnitudes.

Pueden ser grandes problemas de vida o caprichos pasajeros.

Puede ser encontrar un vestido que nos haga lucir delgadas para la fiesta de fin de año de la empresa. Puede ser conseguir la lámpara exacta que va con nuestro sillón. Puede ser una libreta pequeña para escribir la lista de la compra.

Si es un punto de dolor que tu vas a solucionar, es importante conocerlo de todos los ángulos.

¿Qué problema lo obnubila? ¿Qué frustración no lo deja conciliar el sueño? ¿Qué preocupación lo despierta a las 3 de la madrugada?

Descubrir y describir esos puntos de dolor son los que te ayudarán a escribir un texto que haga a tus lectores gritar “¡estás leyendo mi mente!” Y a disparar tus ventas como fuegos artificiales.

Pero, yo ya conozco los puntos de dolor que voy a solucionar con mi producto  ...

No cometas este grave error

El asumir que conoces el problema que estás solucionando, te podría llevar a malgastar demasiado tiempo y dinero en acciones de marketing que no van a vender tu producto.

Sitios web sin visitas, perfiles en redes que nadie sigue, emails que no abren….

Este es un error muy común. Por desconocimiento, comodidad o timidez, no exploramos los puntos de dolor de nuestros clientes.

No buscamos gente que compraría ese producto o servicio que se nos ocurrió, y confirmamos que están interesados y porqué.

El tiempo y dinero que tienes en juego, valen que te sobrepongas a lo que te frena a ir a buscar a tus clientes y preguntarles sobre sus puntos de dolor.

Pero…

¿Dónde encuentras a estos clientes para preguntarles si les duele la muela?  

.

Existen varias técnicas que puedes usar para conocer exactamente qué problemas, frustraciones y dolores sufre tu cliente en relación a tu producto.

Entrevistas 1 a 1

Entrevista a tus clientes. Si todavía no has empezado a vender tu producto, busca gente que conozcas que entran dentro del target que tienes planeados. Siéntate en persona, llámalos por teléfono, envíales un email. Descubre cuáles son sus puntos de dolor.

Comentarios en tus foros o en emails que te manden

Si ya tienes una audiencia, escucha qué están pidiendo en tus foros. En los comentarios de tu perfil de Facebook. En los mails que te mandan. Anota todo comentario que describa sus problemas y luchas en relación al producto.

Comentarios realizados a la competencia

Busca en foros de los sitios de tu competencia, en sus perfiles en redes sociales y en foros de opinión sobre este tipo de productos. Anota y registra todas las quejas y solicitudes a tus competidores.

En plataformas donde venden el producto que planeas

Amazon.com es una excelente fuente de opiniones de clientes. Busca productos similares y lee detalladamente todos los comentarios. Todo te sirve para moldear y modificar tus textos

Anota todos los comentarios, opiniones, quejas que recibas, leas o escuches de clientes o posibles clientes. Esto es un tesoro reluciente de donde sacarás tus textos y mensajes para tus clientes.

¿Cómo traduzco esto en un texto que dispare mis ventas?

.

Al escribir los textos que vas a utilizar para tu sitio web, para tu posteos en redes, para tus emails, apúntale a esos problemas que detectaste. Resalta la capacidad de tu producto de solucionar cada uno de ellos. Y cómo lo hará.

Puedes hasta utilizar las palabras exactas que anotaste de clientes. Ellos se van a sentir identificados. Van a sentir que les hablas a ellos y que sabes exactamente cómo ayudarlos.

Van a sentir que estás dentro de sus cabezas.

El problema es más poderoso que el beneficio

Para persuadir, es más poderoso mostrar un problema que un beneficio.

Aprovecha esto y háblale a tus clientes de sus problemas. Ponte en sus zapatos y háblales con empatía. Agita, agranda, describe en detalle todos los sufrimientos y frustraciones que ese problema le causa. Desde todos los puntos de vista.

Y muéstrales que tú tienes la solución de sus problemas.

Ser un solucionador es genial

Ser capaz de desarrollar un producto o servicio que solucione problemas a tus clientes, es muy importante. Poder mostrarlo y demostrarlo en todos los textos que escribas, es imprescindible.

Si tienes un producto que genuinamente puede hacer la vida de la gente mejor, es un aporte positivo a la sociedad y una fuente de satisfacción personal.

Nos dejemos pasar la oportunidad de mostrar nuestra solución de la mejor manera posible, por no descubrir los puntos de dolor de nuestros clientes.

Seamos el orgulloso dentista que hace desaparecer ese dolor...

hola,

¿Te gustaría conectar con tus clientes y vender más? ¿Que te presten atención y estén encantados de comprarte? Yo te ayudo a usar las palabras exactas para lograrlo. ¿Cómo? Con palabras vivas, poderosas, que llamen la atención y conmuevan. Descarga mis mini-guías gratis "Cómo escribir un Tagline que venda" y "Escribe Como Profesional en 10 Simples Pasos" y recibe más info para aumentar clics y ventas.


También te puede interesar...

¡No te pierdas mis posteos nuevos

o alguna buena historia!

 Subscríbete a mi newsletter 

>